BLOG

La experiencia dice que, tras las vacaciones de verano, septiembre se convierte en el mes de los nuevos y buenos propósitos por antonomasia respecto a lo que a salud, bienestar personal y actividad física se refiere. Esta época, así lo demuestran las estadísticas de nuevas inscripciones a gimnasios y centros wellness, se sitúa por delante del Año Nuevo e incluso del famoso y obligado sprint pre-vacacional de abril y mayo para llegar a punto, normalmente con prisas, a lucir un “cuerpo top” en nuestros “posados playeros”.

Es tan firme el propósito y se toma con tantas ganas, como equivocada y efímera la ejecución del proceso.

Muchos son los errores que se cometen a la hora de someterse a nuevas rutinas (ya sea por falta de hábito, ignorancia, peso de los tópicos o falta de profesionalidad) y queremos desde aquí ayudar a prevenirlos y, si fuera posible, corregirlos y evitarlos de forma definitiva para el futuro

1. Comer menos es mejor

No se trata de comer menos. Si conocemos el gasto que tenemos a diario, sumando basal (gasto de nuestro organismo para vivir) y actividad (lo que gastamos cuando trabajamos, nos desplazamos, y entrenamos) bastaría con ajustar lo que comemos a ese número de calorías gastadas. De ese modo, si queremos adelgazar, es básico ingerir menos calorías que las que gastamos (la ecuación inversa da como resultado el nefastamente conocido por todos).

No se trata de dejar de comer. Nuestro metabolismo trabajará más cuantas más veces al día comamos (con 5 son más que suficientes). Comer más veces, implica distribuir esa ingesta total que comentábamos anteriormente entre cada una de las cinco comidas (principales y secundarias).

Comeremos más veces de lo que hacemos normalmente, pero menos cantidad en cada comida y habrá un menor espacio de tiempo entre ellas (dejar mucho tiempo sin comer ayuda a almacenar grasa obteniendo el resultado contrario al que perseguimos).

2. El trabajo aeróbico es el más recomendable

El trabajo aeróbico moderado es ideal para casi todo el mundo. Pero no es el único modo de perder peso. De hecho, la utilización de energía en la carrera, la bici, la elíptica o la marcha es muy lenta si queremos incidir sobre la grasa, y deberíamos hacer mucho volumen (tiempo o con una potencia adecuada) de trabajo. La mejora cardiovascular es interesante, y debe estar presente en cualquier programa, pero hay que saber que tenemos alternativas si queremos perder peso, y esto puede ser muy relevante para personas con dolencias concretas o limitaciones para hacer un trabajo aeróbico tradicional.

Continuará…

 David Dóniga Lara – Saludality 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 

One Response to 5 errores y topicos sobre la perdida de peso tras el verano (1ª parte)

  1. […] BLOG 5 errores y topicos sobre la perdida de peso tras el verano (1ª parte) […]

Leave a Reply