BLOG

En la primera de este artículo, desmontábamos 2 errores. Hoy continuamos con esta especie de “mitos” sobre la pérdida de peso.

3. Las pesas no queman grasas

El trabajo con cargas es muy intenso, y si lo hacemos de una manera controlada (en función de nuestra capacidad) puede ser muy útil para gastar calorías (clave en desequilibrar ese balance entre lo comido y lo gastado). Las pesas, máquinas o el trabajo con cargas, a veces con la de nuestro propio cuerpo, ayudará a “crear” músculo, estimulando la hipertrofia (dependiendo del tipo de estímulo que produzcamos) y consiguiendo un cuerpo con más masa muscular, no necesariamente musculoso, que tiene un gasto mayor que otro con más grasa.

Es más económico que el trabajo aeróbico: menos es más. Con menos tiempo se queman más calorías..

4. En un sólo mes puedo bajar lo que he cogido en verano

Olvidémonos de los milagros. No se consiguen resultados sin esfuerzo. Los procesos deben se firmes, continuados y progresivos. El cambio radical de hábitos puede producir alteraciones de toda índole poco recomendables.

Cambios significativos en la composición corporal (mucha pérdida de peso en poco tiempo) llevan asociados otros cambios metabólicos que, en casos en los que no se sigan unas rutinas espartanas, pueden ser contraproducentes.

El metabolismo, a medida que le damos menos cantidad calórica, va adaptándose a gastar menos, al igual que sucede al contrario. Si según vamos bajando de peso no seguimos “sorprendiéndole” con un ejercicio más intenso o con alguna ingesta superior a la habitual (pero limpia de grasas y azúcares nocivos), puede que recibamos en contra efectos rebote o estancamientos que nos pueden desanimar.

Una media de 0,5 kg. de pérdida por semana puede ser un reto increíble y asumible. Pero siempre mantenida en el tiempo y con ayuda de profesionales de la salud que eviten tu estancamiento e incentiven tu progresión.

El objetivo no debe ser perder lo ganado este verano: debe ser perder el hábito de llevar una vida descontrolada y poco saludable

5. El ejercicio es ejercicio (por lo tanto, vale cualquiera) por lo que no es necesario ponerse en manos de un profesional.

Cada cuerpo tiene una puesta a punto muy diferente y es necesario, con un asesoramiento adecuado, encontrar las motivaciones y aquella actividad, dentro de un programa integral , adecuada para nuestros objetivos y nuestras limitaciones y especificidades (horarios, lesiones, etc…).

Este puede ser el inicio de una nueva vida, no lo olvides: ejercicios diarios, una dieta variada rica en frutas y verduras, proteínas de calidad, y descanso óptimo.

Como he leído recientemente en algunos blogs veraniegos : “La vida es tan buena maestra que, si no aprendes una lección, te la repite”. Gracias a ella hoy volvemos a tener una nueva oportunidad de no recaer en los mismos errores que en años anteriores. Mismos propósitos pero diferentes caminos.

Continuará…

 

David Dóniga Lara – Saludality

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Tagged with:
 

Leave a Reply