COMENZAMOS LA TEMPORADA!!! SI ES TU PRIMER DÍA ÁNIMO. TÓMATELO CON CALMA!.

¿ME PERMITES? QUIERO MOSTRARTE ALGO QUE QUIZÁS TE AYUDE A COMENZAR “EL CURSO” CON MEJOR PIE:

Te presento los 3 cursos on-line con los que empezamos la temporada. 2 pensados para mejorar tu salud en términos de cuerpo mente (perder peso, cambiar hábitos dañinos como fumar, el sedentarismo,…) mejorar tu rendimiento físico. El tercero está orientado a potenciar tu optimismo y poder acercarte a ese cambio o mejora que quieres hacer en algún área de tu vida. Todos te darán herramientas para alcanzar una mayor felicidad y éxito en tu vida.

Espero sinceramente que alguno pueda adecuarse a lo que necesitas.

III EDICION BODY-MIND Coaching (on-line) (coach)

 

salud-personal¿CUÁNTAS VECES HAS INTENTADO BAJAR PESO? Si la respuesta es mayor de 2 ó 3, quizás deberías plantearte qué está fallando. Detrás de cualquier desorden alimentario se encuentran factores relacionados con nuestros hábitos, creencias,  emociones y sentimientosMediante técnicas de Coaching, Inteligencia Emocional, PNL y Pensamiento +, te ayudaré a encontrar las claves que hagan que empieces la temporada creando una vida saludable y una imagen espléndida.

Nº de sesiones: 8 sesiones Coaching Grupal online (consulta horarios)

Comienzo: 1ª semana de octubre 2013. Final: 4ª semana de enero 2014 (4 meses)

Más info: AQUÍ

I EDICION BODY-MIND Coach&Train (on-line) (coach+entrenador personal+nutricionista)

 

EL PROGRAMA MÁS COMPLETO DE SALUD EN SALUDALITY. Se trata de la versión plus del curso Body-Mind + curso Coach&Train. 3 entrenadores en un mismo programa. Lo mejor del coaching grupal, el entrenamiento personal y el asesoramiento nutricional, de la mano de los mejores profesionales en cada área.  Toda la información, asesoramiento y motivación que necesitas para conseguir tu objetivo.

Nº de sesiones: Coaching Grupal: 8 sesiones on-line. Entrenamiento: Entrenamientos y seguimiento semanal individual. Nutrición: 3 sesiones grupales + envíos de pautas quincenales + seguimiento individual. Seguimiento en redes sociales

Comienzo: 1ª semana de octubre 2013. Final: 4ª semana de enero 2014 (4 meses)

Más info: AQUÍ

II EDICION C.O.B.E. (on-line) (coach)

 

Logo-AMP1.jpg¿QUIERES PERTENECER AL CLUB DE LOS QUE DISFRUTAN PLENAMENTE DE LA VIDA CON UNA ACTITUD MENTAL POSITIVA? Te propongo desarrollar tus capacidades y alcanzar tu mejor versión mediante esta nueva metodología. Supera tus miedos y alcanza tus metas. Aprende a ser más optimista y genera pensamientos positivos. Mejora tu relación contigo y con los demás. Potencia tu inteligencia emocional.

Los 4 pilares que trabajamos son: Creatividad, Optimismo, Bienestar, Éxito.

Nº de sesiones: 16 semanales (consulta horarios)

Comienzo: 3ª semana de octubre 2013. Final: 2ª semana febrero 2014 (4 meses)

Más info: AQUÍ

 

Cursos impartidos por:

José Manuel Fernández (Deconde) Experto en Coaching PersonalWellness Coach. Practioner en Programación Neurolingüística (PNL). Formación en Coaching Sistémico, Creatividad, Gestalt e Inteligencia Emocional. Fundador de Saludality Health & Coaching ®. www.saludality.com. Co-fundador de www.actitudmentalpositiva.es

Life Coach. Wellness Coach. Creative Coach

Formador de coaches, docentes, entrenadores personales y terapeutas.

Facilitador del Cambio. Ha impartido diversos workshops y formado parte de programas relacionados con temas como: cómo adelgazar con coaching, trabajo en equipo y liderazgo, coaching y PNL, habilidades de comunicación, coaching para entrenadores personales, inteligencia emocional en las aulas, jóvenes con TDA/H, etc…

Deportista de competición a nivel nacional e internacional

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Oferta Coaching 1.000 seguidores

On August 28, 2013, in Actividades Saludality, by saludality
0
Ayer alcanzamos la mágica cifra de 1.000 seguidores en nuestra nueva página de facebook. Por ello, quiero celebrarlo contigo, coincidiendo con el arranque de temporada.¿Quieres aprender a ser más optimista? ¿quieres romper las barreras que te impiden alcanzar tus sueños? ¿Quieres realizar algún tipo de cambio en tu vida?

Quiero ayudarte a dar el salto… agárrate a la cuerda y venga!!!

Ánimo. Todo es posible, depende de ti. Créeme.

coaching

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

Nuestros pensamientos crean nuestras realidades. Tanto lo que pensamos como lo que nos decimos, determinan el modo en que nos ocurren las cosas. Es una cuestión de predisposición mental y de orientación a lo que puede ir bien o puede ir mal. Una cuestión de elección.

A nivel físico ocurre lo mismo. Cada célula de nuestro organismo alberga toda la historia de nuestra vida. De este modo, los pensamientos y sentimientos se comunican directamente con nuestro cuerpo. Somos todo uno. Esto tiene unas implicaciones asombrosas:

Nuestros cuerpo puede hablarnos si sabemos preguntarle. Tiene respuestas físicas a dificultades emocionales.

Somos capaces de crear nuestras propias enfermedades con el modo en que tenemos de pensar y sentir: desde dolores de cabeza, contracturas, resfriados, alergias,…

Nuestro cuerpo es el resultado de nuestra vida. El modo en el que vivimos, pensamos y sentimos tiene reflejo en nuestro cuerpo.

Nuestra actitud física puede ayudarnos a mejorar emocionalmente. Tan sólo cambiando nuestra forma de andar o sentarnos

Te invito a que pares de vez en cuando y le hagas preguntas a tu cuerpo ¿cómo se siente? ¿dónde? ¿qué quiere decirme? ¿qué necesito? ¿qué puedo hacer?… Pregúntate también sobre el cuerpo que tienes y por qué lo tienes…

Si todo está tan conectado como ya sabemos, lo que necesitamos es aprender a parar y escuchar nuestro cuerpo… así como hablarle… generar pensamientos positivos que le ayuden a curarse, y a mantener una vitalidad que nos acompañe toda la vida.

José Manuel Fernández

Coach Personal y de Salud

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

Las emociones mal gestionadas se quedan dentro de nosotros, y por lo tanto, nos engordan. Tendemos a ocultarlas, por el miedo a vernos a nosotros mismos y asumir que algo está fallando en nuestro interior. Puede ser la soledad o la tristeza, la envidia, la culpa o el remordimiento, la ira o el resentimiento, la ansiedad o el estrés,… Algo tan aparentemente inmaterial como una creencia pueda apoderarse de una existencia física y producir cambios positivos o negativos en sus células.

El neurocientífico Candance Pert, dice que “las moléculas de nuestras emociones se encuentran íntimamente relacionadas, son casi inseparables, de nuestras fisiología”. Por ejemplo, está demostrado científicamente que cuando sentimos estrés, nuestro organismo metaboliza peor las grasas, provocando su acumulación en nuestro organismo.

Muchas veces nos llenamos de fuerza de voluntad para comenzar a adelgazar. Esto puede servir para iniciar ese cambio, es el motor de arranque de un proyecto, pero no sirve para mantenerlo. Si la usamos mucho produce un desgaste físico-mental que no soluciona nuestro conflicto interior. Hará falta pues cuidar nuestra energía interior y exterior. Esto lo haremos cuidando de nuestras emociones. Nuestros deseos de comer aflorarán antes o después, y entonces tendremos que saber negociar con nosotros mismos.

El primer paso en este sentido será dejar de hacer “la vista gorda” pararnos a pensar qué sentimos, cuáles son las emociones que nos llevan comer y las que sentimos durante la comida. Observar las emociones sin enjuiciarlas nos ayudará a comprendernos.

Normalmente, esas emociones buscan ser mitigadas, y uno de los recursos que mejor hemos aprendido para hacerlo es mediante la comida. Se trata de hábitos que en la mayoría de los casos provienen de la propia infancia: ¿cuántas veces nos han dado una chuchería para premiar nuestra actitud?, así, hemos aprendido a relacionar ciertas comidas con sentimientos de reconocimiento. O jugar a comerse todo lo del plato o a ver quién gana, estimulando cierta ansia en relación a la comida, nada beneficiosa para nuestros hábitos alimenticios. Puede ser interesante detectar esas frases que nos decían de pequeños, los mensajes que hemos recibido sobre nuestro cuerpo a lo largo de nuestra vida. Precisamente nuestras emociones nos ayudarán a detectar esas creencias acerca de lo que es bueno y es malo, de lo que debemos hacer y lo que no.

Algunas creencias las hemos ido “amasando” a lo largo de los años. Tienen que ver con nuestras capacidades: “siempre estaré gorda”, “soy incapaz de relacionarme con las personas” “no valgo lo suficiente”. Trabajar con este tipo de creencias y las dificultades asociadas (baja autoestima, falta de asertividad, resentimientos, etc…) son vitales para conseguir que las emociones no te engorden.

El ritmo de vida que llevamos nos impide comer de una manera consciente, es decir, comemos sin darnos cuenta realmente de cómo lo hacemos. Ralentizar nuestras comidas, centrarnos en el hecho de alimentarnos sin hacer nada más, es un paso importante para reducir nuestra ingesta y comer con mayor orden y mesura. En este sentido, una de las técnicas más utilizadas para conseguir una alimentación más consciente, es el mindfulness.

Si uno de tus próximos propósitos es perder peso,

RECUERDA: CURSO BODY COACHING (on-line). Comienzo 27 de abril de 2013

Curso de Coaching y PNL para gestionar esas emociones y creencias que te impiden llevar una vida más sana. Adelgaza esos kilos de más y construye tu propio estilo de vida sana.

MÁS INFORMACIÓN

te invitamos a que formes parte del grupo de facebook:

“Quiero perder 5 kilos en los próximos 6 meses”

que nos servirá para compartir experiencias y apoyo de cara a conseguir nuestras metas relacionadas con nuestro peso y aprenderemos formas de trabajar con nuestras emociones.

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

Cambio de hora… emocional!

On April 1, 2013, in Mindfulness, psicología positiva, by saludality
0

gestion_del-tiempo¿Os imagináis como era la vida sin reloj? ¿Caótica? ¿desmedida? ¿desorganizada?…. Probablemente. No podemos imaginarnos un mundo donde no se pueda tener un perfecto control del tiempo. Y en eso nos hemos especializado. Controlamos hasta la diezmilmillonésima parte de un segundo gracias a nuestra avanzada tecnología.

Lo importante es no perder el tiempo, optimizarlo hasta exprimir cada una de sus gotas productivas… como si exprimiéramos a la gallina de los huevos de oro. Gestionar el tiempo parece ser la única manera de encontrar beneficio… y puede ser…. pero ¿qué tipo de beneficio?

Nuestros días (me incluyo) están definidos por la cantidad de cosas que podemos hacer desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. La lista de tareas nos acompaña en el móvil, tablet, post-it, ordenador, tablón, nevera… y la satisfacción de ese día consiste en haber conseguido tachar el mayor número de ellas… pese a que al final del día estemos completamente agotados.

Nuestro objetivo es … cumplir objetivos! ¿Quién controla a quien? ¿nosotros al tiempo, o el tiempo a nosotros?

Hemos olvidado escuchar el único tiempo real, el que no es artificial…. el tiempo de nuestro cuerpo. Ya no escuchamos ese tic tac interior que nos dice: me duele el cuello, necesito un descanso, esto que hago no me gusta, debería estar con mi hija jugando,… por el contrario, seguimos maquinalmente cumpliendo tareas, rindiendo por encima de nuestras posibilidades. ¿Es eso productivo? ¿Es eso eficiente?

Te propongo un cambio de hora. Un cambio de hora emocional. En el que te escuches la mayor parte del tiempo posible. Que te hagas preguntas como ¿qué estoy pensando? ¿cómo me siento ahora? ¿dónde lo siento? ¿qué necesito?… estar presente en el momento actual. Puedes descubrir que atendiendo a este tipo de preguntas, obtienes verdaderas respuestas…. las que te marca tu ser interior… tu verdadero reloj. Y quizás descubras que puedes llegar a ser incluso más eficiente.

Porque el verdadero tiempo es el presente. Dejar de pensar en todo lo que me queda por hacer… dejar de estar en “modo automático”. Dejar de pensar en lo bien que estaba en un tiempo pasado… Te invito a que disfrutes lo que Edgard Tolle denomina “El eterno presente”.

En eso aprendo mucho de mi hija, cuando está por ejemplo pintando y no atiende a mis llamadas…., porque su atención está plenamente volcada en lo que está haciendo; hasta el punto que se le olvida lo que existe a su alrededor, porque sólo existe una cosa… está 100% presente en su tarea. Mi hija disfruta de cada cosa que hace al 100%, y posiblemente desarrolla toda su posible eficiencia dentro de su desarrollo.

Puedes llevar esto a tu vida, a una conversación, escuchando a la otra persona con total atención (sólo escuchar). Al modo en que comes, al modo en que andas, conduces,… Olvida las multitareas, céntrate sólo en una cosa. Pon todos tus sentidos en lo que haces.

Disfrutar haciendo… JUGAR!! comprometiéndote plenamente con lo que haces…. dejándote llevar…. fluyendo sin que exista el mañana… sin que exista un minuto después. Fluir… Dejarte llevar…. prueba ese cambio de hora.

Tic tac tic tac…

José Manuel Fernández

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

Pelicula EL CAMBIO

On March 27, 2013, in Películas, Vídeo, by saludality
0

SINOPSIS.

Esta película cuyo protagonista principal es el Dr.Wayne Dyer, nos relata de una forma muy humana sus ideas sobre el sentido de la vida, las relaciones entre las personas y la siempre presente posibilidad de que todo puede adquirir un significado.

Al principio de nuestras vidas seguimos un camino trazado por el ego, un camino de ambición, competencia y esfuerzo. Al amanecer de nuestra edad madura con demasiada frecuencia nos encontramos atrapados en un lugar solitario y desolado que nunca tuvimos intención de visitar.

Nuestros sentimientos de tristeza y frustración nos dicen que tomamos un rumbo equivocado. El anhelo que sentimos a esta edad es una llamada a la renovación. El Cambio nos muestra el camino a casa, el camino para volver a descubrir nuestro verdadero yo, nuestro propósito, y la vida con sentido que es nuestra verdadera vocación.”

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

COBE online (skype)

On March 20, 2013, in Actividades Saludality, by saludality
0

 Bienvenid@ a la versión on-line del curso C.O.B.E.

Una propuesta de

COMENZAMOS EL LUNES 8 DE ABRIL…. 12 SESIONES GRUPALES QUE PUEDEN CAMBIAR TU VIDA!!!!.

A UN PRECIO PROMOCIONAL!

Logo-AMP1.jpg

Cartel COBE online

 Los 4 ingredientes C.O.B.E.

C   Creatividad

Porque el destino del hombre es crearse a sí mismo. En la medida en que sepamos crear nuestra vida, conseguiremos nuestro estado de plenitud y felicidad.

O   Optimismo

Porque la clave para llegar a ser arquitectos y constructores de nuestro propio destino está en generar y mantener actitudes y emociones positivas

B   Bienestar

Porque nuestra felicidad es un estado de bienestar subjetivo, el cual depende casi exclusivamente de nosotros mismos. La salud comprende ámbitos físico, emocional, mental y social.

E   Exito

Porque sólo existe una clase de éxito: lograr vivir a tu manera. Para conseguir grandes logros, los pasos a dar deben partir de la búsqueda del verdadero sentido de nuestra vida.

Descárgate el cartel del Curso

Cartel COBE onlineVERSIÓN SKYPE

abril-junio LUNES

Grupo: 14:30-16:00 h Grupo: 20:00-21:30 h

(hora española)

Posible crear otros grupos

Precio: 60€/mes

(50€ si traes a otra persona)

PARA INSCRIBIRTE PINCHA EN ESTE ENLACE Y CUMPLIMENTA EL CUESTIONARIO AL FINAL DEL TEXTO

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

Te lo contamos antes de que te suceda….

En diferentes momentos “claves” del año, asistimos al surgimiento de la dieta de moda de turno, que promete pérdidas de peso milagrosas a velocidades exprés y sin apenas esfuerzo. Ésta es la utopía que persiguen todos aquellos que andan en la cuerda floja del sobrepeso e incluso la obesidad, y la trampa en la caen año tras año, sin solucionar nunca sus problemas de exceso de peso, hasta que las frustración hace que terminen resignándose a sus kilos de más.

Las denominadas “dietas milagro” carecen de rigor científico alguno y base justificada que sustenten sus criterios. Algunas de ellas, si funcionan, hacen perder peso a corto plazo, pero ¿a qué precio? Muchas te hacen perder el tiempo, otras tu dinero y esfuerzo, pero algunas pueden incluso hacerte perder tu salud, y eso es un precio demasiado elevado.

En general, estas dietas inducen una restricción de la energía ingerida muy severa, que conduce a deficiencias en vitaminas y minerales, alteraciones del metabolismo y a una monotonía alimentaria que las hace insostenibles en el tiempo y peligrosas para la salud.

Un problema añadido de estas “dietas milagro” es que favorecen una recuperación muy rápida del peso perdido (efecto “rebote” o “yo-yo”). La tendencia exacerbada a la recuperación del peso se produce porque las situaciones de ayuno ponen en marcha potentes mecanismos nerviosos y hormonales que se oponen a la pérdida de peso: mayor rendimiento del metabolismo corporal, con un mayor ahorro energético e incremento del apetito. Estos mecanismos conducen a una rápida recuperación del peso perdido en cuanto se vuelve a comer de la forma habitual. Ese peso recuperado se debe predominantemente a la formación de  tejido graso, que es, precisamente, el que origina problemas de salud y el que deberíamos reducir con la dieta.

Balance global al final del proceso: has perdido masa muscular, has recuperado peso y grasa, muy probablemente más que los de partida, has pasado hambre y/o te has gastado una buena cantidad de dinero y al contrario de solucionarte tu problema, te ha añadido más.

Deja las modas para la ropa y no sigas fanáticamente al gurú o clínica de turno como si de una religión se tratara, sólo busca la fama y enriquecerse a costa de nuestra ignorancia. No conviertas una cuestión de estética en un problema de salud.

La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) y la del Estudio de la Obesidad (SEEDO), así como la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN), realizan campañas para concienciar a la opinión pública del peligro y fraude de estas dietas que prometen adelgazar sin esfuerzo, ya que carecen del menor fundamento nutricional y con riesgo para la salud.

Carolina Correa

Nutricionista

Colaboradora Saludality

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Tagged with:
 

Si queréis perder peso a toda costa, por encima de todo, y a cualquier precio, se puede conseguir. Es fácil. Internet y las consultas están pobladas de dietas para ello. Sacrifícate un poquito durante un tiempo y, en unas semanas, te habrás desecho de lo que te sobra. ¡Fuera kilos de más! La repercusión interna que eso pueda conllevar no existe, ¡porque como no se ve! Nadie ve su hígado, su riñón, su páncreas o su intestino. Si los viera…

Nuestra genética, y con ella nuestro metabolismo (nuestro “todo” de manera integral) está diseñada para comer productos frescos y hacer ejercicio diario.

En una sociedad en la que desde críos hemos sido bombardeados con multitud de productos sabrosos y apetecibles, que además se han encargado de potenciar a nivel publicitario para convencernos de que son sanos,  es muy difícil no sucumbir ante tales manjares en pos de una salud de hierro que, a base de frutas y verduras, y carnes y pescados, nos eximiría de pasar por el centro de salud (o al menos, de visitarlo muy de vez en cuando), y nos daría una esbeltez física digna de admiración. Es más sencillo dejarse conquistar por los placeres terrenales, atraídos por sabores y olores increíbles; tanto, como la toxicidad de sus componentes y el daño irreparable a nuestro organismo.

Sin tener en cuenta esto, ingerimos grasas saturadas de procedencia animal o vegetal, azúcares añadidos que no somos capaces de utilizar como fuente de energía (y se almacenan en forma de grasa, con trabajo “extra” para hígado y riñones) y calorías por encima de las necesarias con el desequilibrio energético correspondiente.

La preocupación no adquiere grandes proporciones cuando entendemos que tras estas ingestas desmedidas, periodos de dieta relativamente cortos a base de volver a desestabilizar más si cabe a nuestro metabolismo (volverle completamente loco, cerebro incluído) con cero hidratos, sólo proteínas, sin grasa, o a base de ¡bocadillos! (como alguna dieta proclama) volveremos a perder lo ganado. Eso sí, el daño interno es tan grande que sólo el hecho de no verlo nos hace vivir tranquilos; hasta que salta alguna alarma (dolores lumbares, espasmos, molestias que nunca antes dieron señales de vida, enfermedades…).

Si uno quiere tener ¡siempre! el peso ideal, no hay que pasar hambre: basta con llenar tu nevera de frutas y verduras (frescas), carnes y pescados magros y con grasas buenas (respectivamente), mariscos y moluscos, y frutos secos, así como beber mucha agua y hacer todos los días una “horita” de ejercicio.

Si seguimos estas pautas, no habrá ningún problema para, de vez en cuando, disfrutar de estos “tóxicos” placeres culinarios de los que nos hace partícipes la civilización moderna sin perjudicar a nuestra salud.

Porque como decía el título de este artículo, vuestro cuerpo no dejará de incordiaros hasta que no le tratéis como se merece. Cuidadlo, no os ensañéis con él, o no tendrá ninguna piedad, y no habrá paz para los malvados.

David Dóniga

Miembro Colaborador

Saludality Health&Coaching

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Tagged with:
 

Cuando estamos sometidos a mucho estrés, nuestro cuerpo libera una gran cantidad de una hormona denominada cortisol, la misma que nos activa para la lucha o la huida. Esta reacción, desde el punto de vista evolutivo es muy importante, pero en nuestro día a día, puede tener repercusiones muy perjudiciales: aumento de la presión arterial, disminución de la masa muscular y ósea, alteraciones en los niveles de azúcar, debilitamiento general del sistema inmunitarios,…

Una de las implicaciones en el aumento del cortisol es la disminución de otra hormona, la serotonina, responsable de la sensación de <<felicidad>>. Esta hormona hace que te sientas tranquila y que duermas bien. Por eso, en esos momentos buscamos alimentos que aporten de nuevo la liberación de esta hormona, los carbohidratos refinados. Una de sus virtudes es el rápido aumento de la serotonina, y la sensación de control y placer, aunque ese placer que se obtiene desaparece en seguida.

Esta es la razón por la que cuando nos sentimos estresados, recurrimos a alimentos del tipo bollería, dulces, etc… necesitamos un “subidón” de serotonina!. El inconveniente es que lo que comemos va a incidir directamente en nuestro peso. Además, esta “sobre ingesta” de azúcares provoca un aumento de la insulina en sangre y mayor azúcar en sangre, lo que influye en el aumento de un estado de ánimo más irascible y cansado… lo que provocará que quieras comer más “alimentos reconfortantes”. Como ves, un círculo vicioso del que a veces es difícil salir.

De ahí, la necesidad de encontrar alternativas para reducir tu estrés, y la importancia de gestionar tus emociones y estados de ánimo, que van a incidir en el modo de alimentarte.

Te deseo una feliz y desestresada semana

.

José Manuel Fernández

Life & Wellness Coach

Director de Saludality

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

¿Amenaza o Desafio?

On October 15, 2012, in Autoestima, Emociones, psicología positiva, by saludality
0

Uno de los objetos de estudio de la Psicología Positiva son las características que hacen que unas personas estén más satisfechas con su vida que otras. Según la  Psicología Positiva estas personas cuentan entre otras cosas con unos factores que les permiten enfrentarse de manera más satisfactoria a las dificultades que les plantea la vida.

Bajo la óptica de la Psicología Positiva se defiende que no son las situaciones por las que pasamos sino la interpretación que hacemos de ellas lo que nos afecta o no. No todo el mundo interpreta una misma situación de igual manera, unos la verán como una amenaza o como una dificultad insalvable, pero para otros puede ser un reto, un desafío, una manera de superarse a sí mismos…

La manera en la que interpretamos las situaciones por las que vamos pasando viene determinada por nuestro estilo de pensamiento y afecta directamente a nuestras emociones y a nuestras conductas.

Si aprendemos a pensar en positivo, si somos optimistas,  nos enfrentaremos a los problemas desde otra perspectiva, centrándonos en lo bueno y no en lo malo, logrando convertir lo negativo en positivo, desdramatizando las situaciones, y creyendo firmemente que todo tiene arreglo, y que sólo tienes que buscar la solución a tus problemas, seguro que no está tan lejos, ni es tan difícil de encontrar…

Pensando en positivo confiarás en tus capacidades y posibilidades, tomarás el control de tu vida, si crees que puedes hacerlo pondrás todos los medios para conseguirlo, lograrás todo lo que propongas.

Llena tu cabeza de pensamientos positivos! Y mira la vida como un desafío no como una amenaza.

Mónica Tello – Saludality

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Tagged with:
 

Tras el último artículo, y los consejos para no equivocarse otra vez tras el verano, con el objetivo de que, como mencionamos en él, empecéis a sembrar unos hábitos de vida que lejos de daros resultados efímeros a corto plazo, os hagan cosechar unos resultados que perduren, hablaremos de aspectos útiles que nos permitan vivir con salud sin pasar sufrimientos.

 

– Aumentar el número de comidas

Es más útil comer menos más veces, porque tu metabolismo se acelera, tiendes más al gasto que al almacenamiento de grasa, tienes menos hambre y el número de calorías total no se incrementa. Se trata de comer X calorías entre 5, y no entre 3.

– Realizar actividad de manera continua

Con el ímpetu postvacacional queremos entrenar todos los días el mayor número de horas posible. Eso no se puede mantener a largo plazo, y si se falla (aunque se entrene bastante), provoca desilusión, desmotivación. Una continuidad de 3 días por semana, 1 hora al día, ayuda a asentar costumbres y activa el metabolismo de manera positiva, siendo el proceso más estable y llevadero.

– Dormir más y a horas concretas

Nuestro cuerpo tiene mayor capacidad para conciliar el sueño dentro de unas horas determinadas (sobretodo en función del sol). Acostarse temprano ayudará a “coger” antes el sueño y dormir más profundamente, descansando más y mejor. Si podemos “echarnos” una siesta de media hora después de comer, la energía para afrontar el resto del día será la óptima.

– No saltarse el desayuno

Al contrario de lo que podamos pensar, no comer en el desayuno repercute en almacenamiento de grasa. Nuestro metabolismo no puede activarse tras el sueño sin recibir una ingesta calórica necesaria para sus funciones vitales (cerebro, sobretodo). Si no comemos nada, salta la alarma y comienza la degradación de material imprescindible de reserva (músculo) y el almacenamiento de todo lo que ingiramos. Si no queremos engordar, hay que desayunar.

– Organizarse para poder cumplir estos horarios

No nos cabe duda de que ningún cambio es fácil. Pero con una agenda, unas horas fijas semanales para hacer la compra, unos táper para tener comida que llevarnos a donde estemos durante el día, y una distribución idónea de las tareas a realizar durante el día, no se nos puede escapar este saludality way of life.

Si todo esto va bien, estaremos en disposición, más adelante, de concretar pequeños trucos y rutinas específicas para nuestra salud y excelencia física.

David Dóniga Lara – Saludality

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

En la primera de este artículo, desmontábamos 2 errores. Hoy continuamos con esta especie de “mitos” sobre la pérdida de peso.

3. Las pesas no queman grasas

El trabajo con cargas es muy intenso, y si lo hacemos de una manera controlada (en función de nuestra capacidad) puede ser muy útil para gastar calorías (clave en desequilibrar ese balance entre lo comido y lo gastado). Las pesas, máquinas o el trabajo con cargas, a veces con la de nuestro propio cuerpo, ayudará a “crear” músculo, estimulando la hipertrofia (dependiendo del tipo de estímulo que produzcamos) y consiguiendo un cuerpo con más masa muscular, no necesariamente musculoso, que tiene un gasto mayor que otro con más grasa.

Es más económico que el trabajo aeróbico: menos es más. Con menos tiempo se queman más calorías..

4. En un sólo mes puedo bajar lo que he cogido en verano

Olvidémonos de los milagros. No se consiguen resultados sin esfuerzo. Los procesos deben se firmes, continuados y progresivos. El cambio radical de hábitos puede producir alteraciones de toda índole poco recomendables.

Cambios significativos en la composición corporal (mucha pérdida de peso en poco tiempo) llevan asociados otros cambios metabólicos que, en casos en los que no se sigan unas rutinas espartanas, pueden ser contraproducentes.

El metabolismo, a medida que le damos menos cantidad calórica, va adaptándose a gastar menos, al igual que sucede al contrario. Si según vamos bajando de peso no seguimos “sorprendiéndole” con un ejercicio más intenso o con alguna ingesta superior a la habitual (pero limpia de grasas y azúcares nocivos), puede que recibamos en contra efectos rebote o estancamientos que nos pueden desanimar.

Una media de 0,5 kg. de pérdida por semana puede ser un reto increíble y asumible. Pero siempre mantenida en el tiempo y con ayuda de profesionales de la salud que eviten tu estancamiento e incentiven tu progresión.

El objetivo no debe ser perder lo ganado este verano: debe ser perder el hábito de llevar una vida descontrolada y poco saludable

5. El ejercicio es ejercicio (por lo tanto, vale cualquiera) por lo que no es necesario ponerse en manos de un profesional.

Cada cuerpo tiene una puesta a punto muy diferente y es necesario, con un asesoramiento adecuado, encontrar las motivaciones y aquella actividad, dentro de un programa integral , adecuada para nuestros objetivos y nuestras limitaciones y especificidades (horarios, lesiones, etc…).

Este puede ser el inicio de una nueva vida, no lo olvides: ejercicios diarios, una dieta variada rica en frutas y verduras, proteínas de calidad, y descanso óptimo.

Como he leído recientemente en algunos blogs veraniegos : “La vida es tan buena maestra que, si no aprendes una lección, te la repite”. Gracias a ella hoy volvemos a tener una nueva oportunidad de no recaer en los mismos errores que en años anteriores. Mismos propósitos pero diferentes caminos.

Continuará…

 

David Dóniga Lara – Saludality

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Tagged with:
 

La experiencia dice que, tras las vacaciones de verano, septiembre se convierte en el mes de los nuevos y buenos propósitos por antonomasia respecto a lo que a salud, bienestar personal y actividad física se refiere. Esta época, así lo demuestran las estadísticas de nuevas inscripciones a gimnasios y centros wellness, se sitúa por delante del Año Nuevo e incluso del famoso y obligado sprint pre-vacacional de abril y mayo para llegar a punto, normalmente con prisas, a lucir un “cuerpo top” en nuestros “posados playeros”.

Es tan firme el propósito y se toma con tantas ganas, como equivocada y efímera la ejecución del proceso.

Muchos son los errores que se cometen a la hora de someterse a nuevas rutinas (ya sea por falta de hábito, ignorancia, peso de los tópicos o falta de profesionalidad) y queremos desde aquí ayudar a prevenirlos y, si fuera posible, corregirlos y evitarlos de forma definitiva para el futuro

1. Comer menos es mejor

No se trata de comer menos. Si conocemos el gasto que tenemos a diario, sumando basal (gasto de nuestro organismo para vivir) y actividad (lo que gastamos cuando trabajamos, nos desplazamos, y entrenamos) bastaría con ajustar lo que comemos a ese número de calorías gastadas. De ese modo, si queremos adelgazar, es básico ingerir menos calorías que las que gastamos (la ecuación inversa da como resultado el nefastamente conocido por todos).

No se trata de dejar de comer. Nuestro metabolismo trabajará más cuantas más veces al día comamos (con 5 son más que suficientes). Comer más veces, implica distribuir esa ingesta total que comentábamos anteriormente entre cada una de las cinco comidas (principales y secundarias).

Comeremos más veces de lo que hacemos normalmente, pero menos cantidad en cada comida y habrá un menor espacio de tiempo entre ellas (dejar mucho tiempo sin comer ayuda a almacenar grasa obteniendo el resultado contrario al que perseguimos).

2. El trabajo aeróbico es el más recomendable

El trabajo aeróbico moderado es ideal para casi todo el mundo. Pero no es el único modo de perder peso. De hecho, la utilización de energía en la carrera, la bici, la elíptica o la marcha es muy lenta si queremos incidir sobre la grasa, y deberíamos hacer mucho volumen (tiempo o con una potencia adecuada) de trabajo. La mejora cardiovascular es interesante, y debe estar presente en cualquier programa, pero hay que saber que tenemos alternativas si queremos perder peso, y esto puede ser muy relevante para personas con dolencias concretas o limitaciones para hacer un trabajo aeróbico tradicional.

Continuará…

 David Dóniga Lara – Saludality 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

Nuevo equipo Saludality

On September 3, 2012, in Actividades Saludality, by saludality
0

Hola amigos/as:

¿Pereza, desánimo, cabreo?… ¿La vuelta al trabajo se hace dura?.

Bueno, os escribo para comunicaros que desde Saludality hemos pensado en vosotros/as y por eso hemos creado muchas novedades. La primera de ellas es la incorporación de un equipo de expertos en distintas materias (coaching, psicología positiva, nutrición, entrenamiento, rehabilitación,…) quienes tienen como objetivo trasladaros formación y energía necesarias para que esta temporada podáis mejorar vuestra calidad de vida en cualquiera de sus facetas y conseguir vuestros objetivos. ¿Qué os parece?.

Pues si quieres conocerlos, pincha en la foto y bienvenidos a esta nueva etapa de Saludality!.

Feliz semana!

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

8 pasos para conseguir perdonar

On March 20, 2012, in Autoestima, Emociones, by saludality
1

1. Haz una lista con aquellas personas a las que <<no puedes perdonar>>

Personas con las que te gustaría reconciliarte, o tienes un resentimiento especial que no consigues desprenderte. Pueden estar en tu entorno actual o ser incluso personas que ya han fallecido. Finalmente, elige a una de esas personas

2. Expresa tus sentimientos

Expresa tus sentimientos por escrito. Desahógate sobre el papel y no cuides tu lenguaje… saca lo que llevas dentro. Cuando hayas escrito todas las páginas que sean necesarias para sentirte más liberado, rompe el papel!.7

3. Busca los motivos de los actos que no puedes perdonar

Escríbelos también. Ahora, ponte en su lugar. Pruebe a ser esa persona por un momento y comprende lo que le llevó a actuar como actuó. Hazlo sin emitir juicios. Sólo trata de comprender qué le llevo a hacer lo que hizo. Todo los hacemos por alguna razón que tiene que ver con sentir placer o no sentir dolor. Sé paciente y descubre algo de la otra persona.

4. Agradécele algo a esa persona

Haz este esfuerzo, trata de agradecer por escrito todo aquello que puedas, por insignificante que sea.

5. Utiliza la fuerza de las palabras

Cuando verbalizamos algo, estamos más cerca de que se haga real. Las palabras tienen un poder sanador, si las empleamos con firmeza y determinación. Haz una declaración del tipo: “para mi propia felicidad, calma y libertad perdono a…”. Repítelo en voz alta, con seguridad, aunque no termines de creerlo.  Repítelo durante 10 minutos a 1 hora.

6. Escribe aquello de lo que querrías disculparte

Cuanto más escribas mejor

7. Escribe aquello que hayas aprendido de esa relación

Pregúntate, si quieres, cómo hubieras sido mejor tratando con aquella persona, de modo que ambos hubiérais sido más felices.

8. Declare “le perdono”

No pasa nada si tras estos 8 pasos persiste el sentimiento de que no puedes perdonar. En ese caso, repite los pasos 2 al 5

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Tagged with:
 

La más importante distinción entre coaching y entrenamiento es que los coaches se centran totalmente en las necesidades del cliente. Silencian completamente sus propias necesidades e ignoran las voces que provocan decir a sus clientes lo que tienen que hacer.

Los coaches se centran en hacer preguntas “poderosas”, preguntas abiertas que envían un mensaje a sus clientes: “creo que tú conoces la respuesta y puedes solucionar este problema”. Los coaches “escuchan hasta dejar de existir”, y dan feed-back sobre los que el cliente les ha dicho. Este feedback no es únicamente respecto a lo que dicen, sino cómo lo dicen (los sentimientos y necesidades que subyacen a las palabras). Los coaches no dicen su opinión.

Los coaches bien entrenados dirigen la pregunta y la conversación hacia un lugar donde los clientes pueden encontrar sus momentos “ajá!!”, ayudándoles a encontrar su verdad, evaluando posibles soluciones, decidiendo ponerse en acción y comprometiéndose con el siguiente paso. Los clientes, de este modo, se sienten fortalecidos, responsables, y energizados por su propio descubrimiento, así como comprometidos con mover hacia adelante. Igual que el coach no se propuso dar las respuestas, su forma de aproximarse  fue crítica para ayudarle al cliente a llegar allí.

Desarrollar habilidades para ayudar a los clientes a encontrar sus respuestas requiere entrenamiento y requiere meses de entrenamiento. Desde luego, los entrenadores personales siguen siendo los expertos, pero como coaches, deberíamos llevar el gorro del experto y dar consejos no más del 50% del tiempo, y desarrollar el otro 50% para ayudar a los clientes a descubrir y desarrollar sus propias respuestas.

Si quieres saber más sobre las posibilidades del coaching para un Personal Trainer, contacta con nosotros: josemanuel@saludality.com.

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Concepto de Salud Holistica

On February 13, 2012, in Salud, by saludality
12

En el 1946, la Organización Mundial de la Salud (OMS) conceptualizó a la salud como “un completo estado de bienestar físico, mental y social y no meramente la ausencia de enfermedad o incapacidad”. Esta definición circunscribe a la salud dentro de un triángulo, siendo sus extremos las dimensiones físicas, mentales y sociales. No sería hasta 1992 cuando un investigador agregó a la definición de la OMS: “y en armonía con el medio ambiente”, ampliando así el concepto.

Sin embargo, el concepto de salud debe tomar en cuenta al ser humano como un ser total. De este principio surgió el término de Salud holística. Este enfoque del concepto de salud vislumbra las dimensiones físicas, mentales, sociales, emocionales y espirituales de manera interdependientes e integradas en el ser humano, el cual funciona como una entidad completa en relación al mundo que le rodea

Fundamentalmente, la salud holística posee las siguientes características: 

  • Positiva. Se vislumbra la salud desde una perspectiva positiva.
  • Bienestar. Se enfatiza el bienestar en vez de la enfermedad.
  • Unicidad. El ser humano se desempeña como una unidad entera.
  • Integridad. No existe salud si una de las dimensiones no se encuentra saludable.
  • Vida saludable. Su filosofía principal es la enseñanza de prácticas de vida saludable.

Este concepto holístico de la salud es muy importante, porque le otorga importancia a los otros aspectos de la salud que han sido excluidos de las definiciones anteriores, me refiero al componente emocional y espiritual de la salud. Sin estos dos componentes es imposible alcanzar un óptimo estado de salud. Por consiguiente, la salud es el completo estado de bienestar físico, mental, social, espiritual y emocional y no solamente la ausencia de enfermedad o accidente.

El concepto bienestar se refiera a la adecuada adaptación e integración de las dimensiones físicas, mental, social, espiritual y emocional a cualquier nivel de salud o enfermedad. Esto implica que puedes experimentar bienestar, ya sea que te encuentres enfermo o saludable. La salud no es perfecta, pero se encuentra dentro de una escala que clasificas a la salud en niveles.

Para terminar, me gusta utilizar una frase que puede condensar de algún modo la filosofía de Saludality: “La salud es principalmente una medida de la capacidad de cada persona de hacer o convertirse en lo que quiere ser.” (René Dubos)

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

Liberarse de Todo

On January 30, 2012, in Autoestima, Emociones, by saludality
0

Liberarse de todo no es dejar de preocuparse de las otras personas, sino simplemente saber que el otro es otro y que su vida le pertenece.

Liberarse de todo no es cortar mi vínculo con los demás, sino simplemente renunciar a controlarlos.

Liberarse de todo no es tender a la indiferencia o el egoísmo, sino ocuparme de lo que me pertenece.

Liberarse de todo es admitir que no soy todopoderoso y que el resultado de mis acciones no está en mis manos.

Liberarse de todo es aceptar la realidad, aun cuando no correponda a mis deseos.

Liberarse de todo no es lamentarse por el pasado y temer el futuro, sino vivir plenamente, completamente el presente.

Liberarse de todo es temer menos y amar más.

Continue reading »

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Tagged with:
 

La Rueda de la Armonia

On January 9, 2012, in Actividades Saludality, by saludality
0

Empezamos el año con un nuevo proyecto, muy muy ilusionante!!.

Se trata de una formación innovadora en el marco del crecimiento personal y el bienestar que tiene como factor diferencial su enfoque holístico: abarca las 5 dimensiones del ser (física, mental, emocional, social y espiritual) desde una metodología que reúne las más modernas y probadas técnicas y herramientas, entre ellas: coaching, pnl, gestalt, inteligencia emocional, movimiento expresivo, reiki…

Para ello me he asociado con tres profesionales muy preparadas y con la misma ilusión que yo (Mar Asunción, fundadora de Coaching-Movimiento, y con Sandra y Laura Prieto, fundadoras de Itaca-CCI). Los 4 llevamos preparando mucho tiempo esta formación, consistente en 5 módulos (cada uno relacionado con una de las dimensiones del ser) más 1 final integrador de los anteriores. Toda la formación suma un total de 85 horas aunque una de las novedades que puede cursarse por módulos sueltos.

Sinceramente creemos que estamos ofreciendo algo bastante interesante, pensado para:

  • Personas con deseos de aumentar su autoconocimiento y desarrollo personal.
  • Personas con deseos de adquirir conocimientos para introducirse profesionalmente en las técnicas de crecimiento personal.
  • Profesionales de la salud o la educación que quieran ampliar su formación.

Te invito a que veas los contenidos en nuestro blog y espero sean de tu agrado.

Adjunto el cartel del curso por si quieres imprimirlo.

Aprovecho para agradecerte el que nos sigas y estés ahí cada semana.

La verdad es una “tierra sin direcciones” a la cual no se accede a través de una iglesia o gurú. La finalidad de un maestro no es convertirse en objeto de veneración, sino de hacer al hombre absoluta e incondicionalmente LIBRE.
Krishnamurti

Un abrazo

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

¿Quien soy Yo?

On January 2, 2012, in Reflexiones, by saludality
0

Nuestro pensamiento occidental nos mueve a pensar sobre nosotros en términos de causa-efecto: esto es la causa de aquello otro; esto ocurre porque yo he hecho esto…; y deriva en pensamientos lógicos que buscan atribuir adjetivos a los “causantes”: eres un buen padre, soy simpático,… soy un desastre, podría ser más atento con mi pareja,… soy mayor, soy joven… Estas afirmaciones son fruto de nuestro comportamiento y de nuestra lógica. Son creencias, basadas más o menos en una realidad vivida. Son frases que nos decimos o que nos dicen, y que determinan el modo en que nos vemos a nosotros mismos.

Nuestra necesidad de definirnos y reafirmarnos como personas, de ponernos etiquetas sobre lo que somos y lo que no somos, de formar parte de un determinado grupo o de otro, de sobresalir y de ser reconocido, está limitando al mismo tiempo lo que en realidad somos. Lo que dices sobre quién eres es sólo un pensamiento. Somos lo que creemos que somos. Pero ¿y si te digo que lo que realmente eres, no puede ser pensado?. No hay concepto para definir la verdad que eres. Si nos olvidamos por un momento de definirnos, nos podemos hacer la pregunta más importante de nuestra vida ¿quién soy yo?.

Libres de etiquetas, una primera respuesta a esa pregunta es SOY LIBERTAD. Ya eres libre y, posiblemente, lo que limita tu libertad son todas esas creencias, juicios, etiquetas, es ese apego a la idea de lo que eres. Sumérgete en eso que eres. ¿Quién eres? ¿Una emoción, un sentimiento, una creencia?. ¿Eres empresario? ¿padre? ¿hijo? ¿amigo?. Estas son sólo pistas de lo que eres en momentos o etapas concretas de tu vida. Pero detrás de esto eres algo que no depende de cómo te levantes, de lo que ocurra a tu alrededor o de lo que hagas. Es algo invariable. Algo que tampoco habla en términos de éxito o fracaso.

Si nos escuchamos profundamente a nosotros mismos, todo lo que hacemos tiende a responder esa pregunta, ¿quién soy yo?. Hay una energía que nos impulsa a hacer determinadas cosas, que no pueden ser pensadas.  Siente el alivio de no definirte a ti mismo. Ve detrás de esas definiciones. Obsérvate sin juicios.

Te invito a ver el vídeo, en el que en poco más de 9 minutos desarrolla esta idea que he intentado transmitirte. Por supuesto que no es algo fácil de pensar. Pero prueba a no hacerlo. No lo razones. Toma conciencia de esas emociones, sentimientos, creencias, etiquetas,… como vehículo de aceptación y no olvides decirte que no eres eso… eres mucho más.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

REGALAR UN PERDON

On December 26, 2011, in Autoestima, Emociones, Habilidades Sociales, by saludality
0

El resentimiento es, posiblemente, uno de los peores males en nuestras relaciones personales. Surge cuando lo que esperamos de una persona no se corresponde con sus acciones y, lógicamente, se da cuando esa persona nos importa. Nos construimos una imagen de ella que, si no cumple, nos hace sentir mal (re-senti-miento o “volver a sentir la mentira”).

El resentimiento parte de una expectativa no cumplida y que a veces es demasiado exigente (mi madre debe ser justa con nosotros en todo momento, mi marido debe pensar sólo en mí, etc…). Digamos que o bien ponemos el listón muy alto sobre algunas personas o bien no nos damos permiso para aceptar que las personas podemos cometer errores. Cuando la persona en la que volcamos nuestro resentimiento somos nosotros mismos, mi yo ideal no se corresponde con mi yo real, y nos sentimos culpables.

En unas ocasiones existe la necesidad de expresar algo que en su momento no se expresó (decir o hacer) y que de algún modo nos quema por dentro. En otras, aunque ya se ha hecho, el resentimiento es tan grande que no nos permite vivir la relación en armonía. Es muy útil comenzar expresando el dolor que nos produce (escribir es una herramienta muy útil en este sentido, desahogándolo todo).

Después, se necesita realizar un esfuerzo de comprensión y preguntarnos qué le (me) ha llevado a hacer lo que hizo (hice), cuáles fueron las circunstancias (experiencias, creencias, educación,  emociones,…) personales que le obligaron a hacer lo que hizo o decir lo que dijo. Hacer esto implica un verdadero esfuerzo de olvidarnos de nosotros para ponernos en su lugar. Esto nos ayudará a aceptar el comportamiento erróneo de esa persona. Detectar las frases que nos decimos en relación a nuestro resentimiento (o culpa) desvela las creencias (a veces inconscientes) que provocan esos sentimientos. Cuando hacemos un verdadero trabajo de empatía podemos descubrir cosas sobre la otra persona y de nosotros que nos harán ver el problema de otra manera, reduciendo nuestro filtro de crítica y condena, para utilizar otro de comprensión y acercamiento.

Una vez comprendido y aceptado el problema nos queda actuar, y eso puede hacerse realizando una acción correctora. Puede ser realizar algo que restablezca la situación anterior al resentimiento. Muchas veces la herramienta más potente es el perdón. Perdonar sincera y abiertamente abre nuevos mundos de encuentro. Perdonar a los demás y a uno mismo. Emplear también el agradecimiento nos ayudará a encontrar el equilibrio. Agradecimiento por lo aprendido de esa situación, por lo que nos ayudó a descubrir de nosotros mismos y, finalmente, por lo que esa persona nos aportó.

Por último, decir que tanto el perdón como el agradecimiento son dos de las formas más eficaces de mejorar nuestra autoestima y de estar más en paz con nosotros mismos.

Hay que tener en cuenta que el resentimiento viene de un mal dirigido, y que muchas veces el resentimiento hacia otro simboliza algo no aceptado en nosotros mismos.

“si veo una conducta de alguien y me gusta la imito, y si no me gusta me examino”

Posiblemente alguien está esperando estos días ese gran regalo que esel perdón o el honesto y sincero agradecimiento 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Tagged with:
 

Contaremos con la presencia de GLENDA NIÑO, experta en Autoestima y una persona realmente especial. Si quieres saber por qué es tan especial, no dudes en asistir a este taller, no te decpecionará. Probablemente algo cambiará en tu vida a partir de este taller. Comparte este taller con tus conocidos y amigos/as. Te esperamos. GRACIAS!!

Artículos de Saludality relacionados con la autoestima

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

El dominio de la mente sobre el dolor

On October 24, 2011, in Emociones, by saludality
0

El dolor es una forma que tiene el cuerpo de avisarnos de que algo le ocurre. Los sentimientos negativos son también signos de que hay una emoción que nos hace sentir mal. Pues bien, ninguna de estas creencias es cierta, o al menos no totalmente. ¿Queréis saber por qué?

Normalmente, cuando nos encontramos mal o tenemos una enfermedad (dolores de cabeza, insomnios, contracturas musculares, ansiedad, fibromialgias, etc…) buscamos soluciones en el exterior en forma de remedio, pautas, medicamentos o terapias que reduzcan los síntomas. Pero muchas veces, o la mayoría, no somos conscientes de que nuestros dolores tienen un alto componente emocional (hasta un 90%!!) y no físico!! y que por tanto pueden reducirse desde dentro o al menos podemos convivir con ello de una manera muchísimo más inteligente (emocionalmente). Los síntomas y enfermedades antes descritos señalan una zona “conflictiva”. Cuando indagamos sobre ella a través de las técnicas de coaching y PNL (Programación Neurolingüistica), la persona logra aclarar sus propios enigmas y está más predispuesta a comprometerse con su resolución.

De igual modo, los sentimientos son también una construcción propia, fruto de la suma de nuestras emociones y nuestros pensamientos, es decir, nuestras creencias. Estas son en ocasiones potenciadoras de nuestra conducta (soy capaz de llevar una vida sana) o pueden ser limitantes (no tengo voluntad para dejar de fumar). Los pensamientos negativos suelen potenciar los pensamientos negativos, formando un círculo vicioso del que es difícil salir. Si al lector le pido que “no piense en un caballo rojo”, seguramente lo primero que hará será pensar en un caballo rojo. Esto significa que el cerebro no procesa las negaciones. Piensa en afirmativo. Es esta una de las razones por las que el coaching trabaja con pensamientos positivos y se orienta al logro, a la acción.

Lo que quiero decir con esto es que somos nosotros los principales artífices de nuestro estado de salud, e incluso de nuestra propia sanación. El otro día, practicando un sencillo ejercicio de PNL con mi mujer, pude, en 15 minutos, reducirle más o menos un 70% un dolor que le impedía mover el cuello con facilidad. ¿Magia?. No, es sólo el empleo de nuestro cerebro. El coaching con PNL nos ofrece la oportunidad de descubrir el potencial de nuestro cerebro para “reprogramar” nuestras creencias y reducir los pensamientos y emociones negativas.

Todo está en cómo percibimos nuestra realidad, la cual es subjetiva. Es decir, somos lo que creemos que somos. Desde esa presuposición, cada persona tiene todos los recursos para conseguir lo que se proponga. El coaching pretende potenciar todos esos recursos y ponerlos al servicio de una meta. Pero el coaching va más allá, incluso con aquellas enfermedades “más patentes”: fibromialgia, diabetes, hemiplejia, esclerosis, ciática, etc. Son todas enfermedades o dolencias intensas que tiene su posible mejora o al menos, una adaptación mucho mayor por parte persona, con un proceso de coaching. Ya hay estudios que demuestran que el coaching es muy efectivo para reducir los factores de riesgo coronario (1) o ayudar a pacientes con enfermedades crónicas o que puede aplicarse a pacientes en diversos procesos de rehabilitación (2), entre otros muchos.

El coaching se está convirtiendo en la forma ideal de mejorar nuestro estado de salud. Quizás sea porque el coaching no se posiciona sobre el problema sino sobre la persona. Porque no se centra en lo negativo sino que trabaja sobre lo positivo. Porque mira poco al pasado y mucho al futuro. Porque te ayuda a comprender quién eres, para poder llegar donde quieras, potenciando todos tus recursos. Porque no presupone nada, sólo lo que tú quieras.

Reduce ese dolor: Observa ese dolor que tienes, céntrate sólo en él, y relaja el resto de tu cuerpo. Trata de mirar el dolor: qué forma tiene ese dolor, qué color, qué textura, qué olor, temperatura… dale todas las cualidades que se te ocurran. Conviértelo en un objeto real en tu mente. Después, proyéctalo por encima de tus ojos flotando en una pantalla. Elije un método de destruirlo y destrúyelo!. Elije otro método y acaba con los restos que queden. Hasta que no quede nada. ¿Cómo te sientes?.

Si quieres comprobar los resultados personalmente, contacta con nosotros en josemanuel@saludality.com

El cerebro tiene instrucciones que todavía no conocemos. El coaching con PNL es el manual que necesitamos.

(1) Coaching patients on Achieving Cardiovascular Health (COACH). A multicenter randomized trial in patients with coronary heart disease. Intern Med 2003; 163: 2775-83 Vale, M.J. Arch et al.

(2) Aplicabilidad del coaching en rehabilitación. Molins, Jaci. Revista de Rehabilitación nº 42. Supl. I. pag. 127. Madrid. 2008.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

Hoy me he permitido sacer mi gorro “filósofo”, o simplemente, me apetece compartir con vosotros alguno de mis pensamientos. Si me permitís, ahí van.

Primera reflexión: El Para Qué

Cada vez me doy más cuenta de que la vida consiste en vivir el momento, aunque con las miras puestas en algo. Cuando ese algo marca nuestra existencia, yo lo llamo el PARA QUÉ y quizás su consecución no es lo más importante, sino el camino o rumbo que emprendemos para alcanzarlo. A esto algunos le llaman el DESTINO, aunque este término me transmite demasiada “predeterminación”. Dejar nuestro futuro en manos de un “destino” elude a dejar de asumir la responsabilidad de lo que ocurre en nuestras vidas. Pienso que somos los principales arquitectos de nuestro futuro. Mucha gente presume de que vive el presente sin preocuparse de lo que hará mañana…. A mí me suena a miedo a conocerse a uno mismo, a trazar su Para Qué. Me pregunto ¿cuál es el rumbo que nuestra sociedad ha decidido trazarse? ¿Cuál es nuestro PARA QUÉ? ¿Cuál es el tuyo lector?

Segunda reflexión: Pensando Sistémicamente

Creo que todo está conectado de algún modo. Nuestra vida cotidiana está influida, hasta en sus más íntimos detalles, por un gran número de elementos desconocidos. Esta forma de pensar va más allá del clásico pensamiento lineal, es decir, el método causa-efecto. Este en seguida busca el responsable directo de algo, el culpable, la razón que nos tranquilice y nos permita pasar página lo antes posible. La causalidad nos lleva a lo mecánico. Lo sistémico nos lleva a lo integrador y a lo creativo. Todo influye. Cada decisión que tomamos en la vida afecta a alguien en el mundo, porque todos estamos conectados. Imagina que hoy decidieras no salir a la calle ¿qué diferencias habría en el mundo por el hecho de tomar esa decisión?. ¿Eres capaz de conocer sus consecuencias últimas?.

Tercera reflexión. Ampliar la perspectiva

Si nuestra vida está afectada por más factores de los que creemos, necesitamos ampliar la mirada. En lugar de ver situaciones aisladas, debemos poner la atención en la totalidad, en las interrelaciones, en los procesos. El responsable último de un problema en nuestra vida no es el causante. Incluso, a veces es, en realidad, el efecto de nuestro propio problema/causa. ¿Qué ocurre cuando se anuncia en un poblado la futura escasez de alimentos? Que los habitantes almacenan grandes cantidades de alimentos, abarrotando sus despensas, provocando de este modo, la escasez que tan sólo se había anunciado… ¿cuál es la causa y cuál el efecto?.

Cuarta reflexión. Conectar los puntos

Recientemente me quedé impresionado por el discurso de graduación que Steve Jobs impartió en la Universidad de Stanford. Aludió a que todo lo que hacemos en nuestra vida, aunque sea insignificante, si lo hacemos con el corazón, adquiere sentido en algún momento. Al final todos los puntos se conectan!! Todo encuentra sentido.

Quinta reflexión. Indignarse con sentido es sano

En la actual crisis creo que lo que verdaderamente nos falta a los individuos es un Para Qué que de sentido a nuestra vida. También falta responsabilizarnos por nuestros actos. Tanto lo que hacemos como lo que no hacemos, tiene repercusión. Por poco que sea, no lo dudes, haz algo para cambiar tu vida y para cambiar el mundo. Y en algún momento, los puntos que hayas trazado se conectarán. Sarte decía <<sois responsables en tanto que individuos>>. Lo que alude a la necesidad de comprometernos con el ser humano (no con un poder o a un dios). Nuestra voz es tan grande como nuestra necesidad de ser escuchados y utilizarla tiene efectos. No nos podemos quedar callados. Actúa.

Stéphane Hessel (¡Indignaos!, 2010. Ed. Destino), habla de que es la hora de que prevalezca el “equilibrio duradero” en oposición al pensamiento productivista. Esta es una visión sistémica del mundo.

Sexta reflexión. La tuya

¿Qué opinas? ¿Eres de los que leen, asienten y dejan que las cosas sigan como están? ¿Qué vas a hacer hoy para mejorar tu vida y la de los demás?

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

¿Cuántas veces has soñado tener un cuerpo más esbelto y delgado en lugar de vivir con plenitud el que tienes? Pues si el mismísimo Buda pudiera contestarte te diría: “El secreto de la salud para la mente y el cuerpo reside en no lamentarse del pasado, no preocuparse por el futuro y no anticipar los problemas, sino en vivir el momento presente seria y sabiamente”.

Vivir el momento presente tiene que ver con ser consciente. ¿Qué significa esto?. Significa estar aquí y ahora. Significa apreciar lo que eres en este instante, dejando de sentir nostalgia por lo que no tienes ahora. Pero ¿qué utilidad tiene alimentarnos de manera consciente? Pues muy sencillo, adquirir la autoconciencia es el primer paso para el autocontrol. Si somos conscientes del modo en que comemos y de las emociones y sentimientos que asociamos al hecho de comer, antes, durante o después de las comidas, habremos dado el primer paso para cambiarlas.

En cambio, cuando comemos en modo “piloto automático”, los pensamientos y emociones que escapan a tu conciencia, se mantienen inadvertidamente, aunque tú no repares conscientemente en ellos. Esto es negativo porque aquellas emociones que te hacen daño se perpetúan sin tú apenas darte cuenta.

Ejercicio: Te invito a que escribas en una columna esas tareas que haces con plena consciencia, esas en las que pones los 5 sentidos y estas plenamente atento/a. Ahora escribe en otra columna esas otras tareas que haces sin pensar; esas en las que de repente descubres que no estabas atento; esos momentos en los que te sorprendes pensando en otra cosa, divagando. Por último, invítate hoy a comer. Disfruta en soledad de una comida, apreciándola con los 5 sentidos, sin ninguna distracción, con tranquilidad. Observa lo que ves, lo que hueles, lo que saboreas, ¿cómo te hace sentir? ¿qué pensamientos te vienen a la mente?

El pensamiento consciente tiene que ver con observar lo que pasa por nuestro cuerpo y nuestra mente, sin enjuiciarlo, sin negarlo y sin descartar nada. El secreto está en dar la bienvenida a todas las emociones asociadas al acto de comer, sean positivas o negativas; en realidad todas tienen cosas que enseñarnos. No te resistas y observa lo que sientes y lo que te dices. Normalmente hacemos lo contrario:

– Nos miramos al espejo negando nuestra imagen. Al generar emociones negativas en torno a lo que vemos, rechazando nuestro propio cuerpo, estamos provocando un bloqueo respecto a la imagen que podemos tener.

– Prohibiciones de la dieta. Las prohibiciones de la dieta generan emociones negativas que pueden provocar un aumento en nuestra necesidad de comer. Deja de alimentar pensamientos de prohibición y alimenta pensamientos positivos en torno a tu cuerpo.

– Conflictos imagen-dieta. Hacer dieta mientras mantenemos una imagen de nosotros mismos negativa o de rechazo, estás generando un conflicto interior entre dos fuerzas contrarias. Esto puede provocar desánimo y finalmente el rechazo de la dieta. Si nuestros pensamientos tienen asociados una carga emotiva y se repite un número suficiente de veces, esto funcionará como una orden, perpetuando lo negativo en nuestra mente.

El dicho popular es muy sabio “el ojo del amo engorda al ganado”. La mente engorda; donde pongo mi foco de atención, se expande. Es por eso que debemos enfocarnos en lo positivo, en lo que queremos ser, y no centrar nuestro foco en lo que no nos gusta.

Ejercicio: Mírate en un espejo y céntrate en lo que te gusta de ti. En otro momento cierra los ojos e imagina ¿cómo quieres verte?.

Evento relacionado: Pierde Peso con el Poder de tu Mente. 21 octubre 2011

Libro recomendado: Mindfulness y Alimentación. Cómo relacionarse con la comida de manera equilibrada. Susan Albers. Editorial ONIRO

Grupo de apoyo en Facebook: Quiero Perder 5 kilos en los próximos 6 meses

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

La asertividad es casi un arte a la hora de comunicar. Es una habilidad para transmitir lo que queremos y deseamos sin hacer daño a los demás pero haciendo valer nuestros derechos.

Al comunicarnos, muchas veces lo hacemos de una manera demasiado agresiva. Otras veces, por diferentes miedos, preferimos mantenernos en una posición más pasiva. Saber decir NO. Saber establecer tus límites y los del otro. Comunicar tus sentimientos y necesidades de una forma eficaz y sin que dañe a nadie. Saber reclamar tus derechos. Mejorar la manera en que te comunicas con tu pareja, en el trabajo o con tu entorno cercano, eliminando la culpa, el resentimiento o el miedo. Todo eso te lo da la asertividad.

La asertividad tiene mucho que ver con lo que se ha denominado Comunicación No Violenta (C.N.V.). Esta, igual que la Asertividad, tienen como pieza fundamental la Empatía (comprensión respetuosa de la experiencia de otra persona, incluyendo sus sentimientos, necesidades y deseos).

El lenguaje de la Empatía, y por tanto el de la Asertividad y la C.N.V. se basa en 4 pasos fundamentales:

1. Hacer OBSERVACIONES, no evaluaciones. Sé objetivo en tus declaraciones, sin emitir juicios de valor. Esto se hace delimitando mis descripciones a lo que pueden ver mis sentidos. Ejemplo: Fui al gimnasio 1 vez esta semana, en lugar de decir: Esta semana ha sido un desastre y apenas e ido.

2. Expresa SENTIMIENTOS, no pensamientos. Los sentimientos son irrefutables, nadie puede discutir lo que sientes, en cambio sí que puede hacerlo con una opinión o pensamiento. Ejemplo: al llegar tarde me has hecho sentirpoco respetado, en lugar de decir: creo que eres un irresponsable por no llegar a la hora (además de estar emitiendo un juicio das una opinión que no aporta mucho a la solución).

3. Identificar NECESIDADES, no estrategias. Cuando decimos por ejemplo: necesito trabajar más horas para que salga este trabajo bien. Trabajr más horas es una estrategia… pero detrás de esto hay una necesidad a cubrir, que puede ser: necesito que mi jefe vea que puedo llevar este proyecto yo solo.

4. Hacer PETICIONES, no demandas. En lugar de exigir (la próxima vez llega 10 minutos antes) puedes pedir – es una cuestión de actitud: estarías dispuesto la próxima vez a llegar salir 10 minutos antes de casa ó te pido por favor que la próxima vez tengas en cuenta esto que te digo y no me hagas esperar.

Si te interesa el tema de la Asertividad, el próximo 1 de octubre de 2011 impartimos un taller en Madrid sobre el tema. Infórmate pinchando aquí: Taller de Asertividad para tus Relaciones Personales y si quieres seguir este evento en Facebook, puedes hacerlo aquí

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

¿Quieres mejorar tu nivel de felicidad?. ¿Quieres empezar la temporada con una sonrisa?. Te sugerimos 8 pasos con los que te garantizamos una mayor satisfacción.

Cuenta tus agradecimientos

Escribe un “diario de agradecimientos”. 1 vez a la semana escribe entre 3 y 5 agradecimientos, desde lo más cotidiano, a lo más extraordinario. Si es posible, hazlo en persona.

Practica actos de bondad

Hazlo teniendo en cuenta las necesidades de los demás. Estos pueden ser conocidos o desconocidos. Lo importante es que sean sinceros y basados en la generosidad y el amor.

Haz fotos mentales de los momentos especiales

Mantén en tu mente esos pequeños grandes momentos del día. Puede ser el simple placer de la brisa o un sabor especial. Guárdalo para poder revivirlos en momentos menos especiales.

Aprende del perdón

Deja a un lado el enfado y el resentimiento. Escribe una carta  de perdón a alguien que te haya herido. Mírate dentro y trata de ponerte en el lugar del otro, comprendiendo por qué lo hizo.

Invierte tiempo y energía en tu familia y amigos

Los objetos que posees, el trabajo que tienes o incluso la salud, no son los mejores estimulantes de la salud. El primer factor es, con diferencia, las relaciones sociales.

Cuida tu cuerpo

Duerme bien, haz ejercicio, lleva una alimentación sana y equilibrada y… sonríe!. Hazlo regularmente y tu cuerpo se volverá generoso contigo.

Desarrolla estrategias para gestionar el estrés

Como idea general, relativiza los problemas que te producen estrés. Probablemente son menos importantes de lo que a priori crees. Compártelo y busca lo que de verdad te importa.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

El valor de las emociones positivas*

On August 15, 2011, in Emociones, by saludality
0

Observa las dos configuraciones de abajo. Ahora piensa cuál de las dos se parece a la de arriba.

 

 

 Si tienes un poco de paciencia te explicamos qué información te da esto

 

Las emociones negativas (ira, miedo, disgusto,…) son fundamentales por su carácter adaptativo y de supervivencia. Provocan diversas reacciones físicas que nos llevan a protegernos, defendernos o huir del estímulo que las provocaron. Aunque también reducen y estrechan nuestro repertorio de acciones a aquellas que nos proporcionan la supervivencia. Por ejemplo: si alguien nos ataca, se despierta nuestra emoción de miedo y esto puede provocar una reacción inmediata de huida. Las emociones negativas son eficientes para asegurar nuestra supervivencia y responden en buena medida a cubrir nuestras necesidades básicas relacionadas con la supervivencia fisiológica (comer, dormir, respirar,…) y la seguridad, atendiendo a la Pirámide de las necesidades de Maslow.

¿Qué ocurre entonces con las emociones positivas (disfrute, alegría, gratitud, amor,…)?

Estudios psicológicos demuestran que las personas tienden a pensar de manera más global o amplia cuando experimentan emociones positivas. Lo que significa, volviendo al ejercicio planteado, que las personas que están viviendo emociones positivas tienden a elegir la configuración global más similar, es decir, los triángulos. Esto significa que las personas que viven frecuentemente emociones positivas tienen patrones de pensamiento más amplios que las personas que experimentan más las emociones negativas. Cuando alguien se siente bien, sus pensamientos se hacen más creativos, integradores, flexibles y con una mayor apertura a recibir información.

¿Tienen entonces las emociones positivas un papel tan fundamental en nuestra supervivencia?.

Las emociones positivas solucionan problemas relacionados con el crecimiento y desarrollo personal, a través de actitudes y comportamientos que indirectamente preparan al individuo para “tiempos peores”.

El juego, fuente de emociones positivas

El juego tiene mucho que ver con las emociones positivas. No sólo me refiero a los juegos infantiles, sino al que a veces los adultos hemos olvidado: jugar un partido de baloncesto, disfrazarnos, tirarnos al suelo a jugar con nuestros hijos, contar chistes, etc… todas esas actividades que a priori parecen meros entretenimientos, están construyendo al mismo tiempo recursos físicos, intelectuales, psicológicos y sociales. Estos recursos son de vital importancia para el éxito de la supervivencia. Siguiendo con la pirámide de Maslow, podemos decir que las emociones positivas  nos permiten seguir cubriendo los siguientes niveles de afiliación, reconocimiento e incluso autorrealización.

 

 

Una de las cosas importantes de las emociones positivas es su estructura en espiral, las emociones negativas nos llevan a un aumento de la probabilidad de seguir sintiendo emociones negativas. Igual ocurre con las positivas. También es interesante reconocer que las emociones son contagiosas. Nuestras actitudes y comportamientos influyen al resto. Las personas que experimentan emociones positivas son más dadas a ayudar a los demás. Esto a su vez produce un aumento en la gratitud (emoción positiva) de la persona ayudada.

Creemos una cadena de emociones positivas

Crear “cadenas de actos” que provoquen emociones positivas puede ser una espiral que transforme verdaderamente a grupos haciéndoles más cohesionados y harmoniosos. Parece una tontería pero esta cadena puede llegar muy lejos.

¿Quieres empezar la cadena?

*Este artículo está basado en un estudio publicado en la publicación americana American Scientist (www.americanscientist.org), The Value of Positive Emotions (Barbara L. Fredrickson, Volume 91. Julio, agosto 2003).

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Tagged with:
 

El Aguilucho

On August 8, 2011, in Cuentos y Leyendas, by saludality
0

Érase una vez un granjero que, mientras caminaba por el bosque, encontró un aguilucho malherido. Se lo llevó a su casa, lo curó y lo puso en su corral, donde pronto aprendió a comer la misma comida que los pollos y a comportarse como estos.

Un día, un naturalista que pasaba por allí le preguntó al granjero:
¿Por qué este águila, el rey de todas las aves y pájaros, permanece encerrado en el corral con los pollos?.

El granjero contestó: Me lo encontré malherido en el bosque, y como le he dado la misma comida que a los pollos y le he enseñado a ser como un pollo, no ha aprendido a volar. Se comporta como los pollos y, por tanto, ya no es un águila.

El naturalista dijo: El tuyo me parece un bello gesto, haberle recogido y haberle curado y cuidado. Además, le has dado la oportunidad de sobrevivir y le has proporcionado la compañía y el calor de los pollos de tu corral. Sin embargo, tiene corazón de águila y con toda seguridad, se le puede enseñar a volar. ¿Qué te parece si le ponemos en situación de hacerlo?.

No entiendo lo que me dices. Si hubiera querido volar, lo hubiese hecho. Yo no se lo he impedido.

Es verdad, tú no se lo has impedido, pero como tú muy bien decías antes, como le enseñaste a comportarse como los pollos, por eso no vuela. ¿Y si le enseñamos a volar como las águilas?.

¿Por qué insistes tanto?. Mira, se comporta como los pollos y ya no es un águila, qué le vamos a hacer. Hay cosas que no se pueden cambiar.

Es verdad que en estos últimos meses se está comportando como los pollos. Pero tengo la impresión de que te fijas demasiado en sus dificultades para volar. ¿Qué te parece si nos fijamos ahora en su corazón de águila y en sus posibilidades de volar?.

Tengo mis dudas, porque ¿qué es lo que cambia si en lugar de pensar en las dificultades, pensamos en las posibilidades?.

Me parece una buena pregunta la que me haces. Si pensamos en las dificultades, es más probable que nos conformemos con su comportamiento actual. Pero ¿no crees que si pensamos en las posibilidades de volar esto nos invita a darle oportunidades y a probar si esas posibilidades se hacen efectivas?.

Es posible.

¿Qué te parece si probamos?.

Probemos.

Animado, el naturalista al día siguiente sacó al aguilucho del corral, lo cogió suavemente en brazos y lo llevó hasta una loma cercana. Le dijo:

Tú perteneces al cielo, no a la tierra. Abre tus alas y vuela. Puedes hacerlo.

Estas palabras persuasivas no convencieron al aguilucho. Estaba confuso y al ver desde la loma a los pollos comiendo, se fue dando saltos a reunirse con ellos. Creyó que había perdido su capacidad de volar y tuvo miedo.

Sin desanimarse, al día siguiente, el naturalista llevó al aguilucho al tejado de la granja y le animó diciendo:

Eres un águila. Abre tus alas y vuela. Puedes hacerlo.

El aguilucho tuvo miedo de nuevo de sí mismo y de todo lo que le rodeaba. Nunca lo había contemplado desde aquella altura. Temblando, miró al naturalista y saltó una vez más hacia el corral.

Muy temprano al día siguiente el naturalista llevó al aguilucho a una elevada montaña. Una vez allí le animó diciendo:

Eres un águila, abre las alas y vuela.

El aguilucho miró fijamente los ojos de naturalista. Este, impresionado por aquella mirada, le dijo en voz baja y suavemente:

No me sorprende que tengas miedo. Es normal que lo tengas. Pero ya verás como vale la pena intentarlo. Podrás recorrer distancias enormes, jugar con el viento y conocer otros corazones de águila. Además estos días pasados, cuando saltabas pudiste comprobar qué fuerza tienen tus alas.

El aguilucho miró alrededor, abajo hacia el corral, y arriba, hacia el cielo. Entonces, el naturalista lo levantó hacia el sol y lo acarició suavemente. El aguilucho abrió lentamente las alas y finalmente con un grito triunfante, voló alejándose en el cielo.

Había recuperado por fin su posibilidades. 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

Estamos acostumbrados a decir de una persona que es buena comunicadora por su forma de hablar en público, por su forma de argumentar o su modo en que seduce con la palabra. Eso está bien. Pero ¿qué opinas si te digo que una persona puede ser una gran comunicadora sin decir una palabra?.

Dicho de otro modo, hablamos demasiado y escuchamos demasiado poco. Es comprensible. Hablamos como muestra de una necesidad interna (atención, comprensión, compañía, aceptación, superación, amor, etc.) y la mejor manera de pedirlo es hablando. Esto me hace pensar que la mayoría de las personas, cuando nos comunicamos, no hemos dejado de pensar en nosotros mismos. Un diálogo se convierte de este modo en un cruce de frases basado en necesidades propias, que no deja espacio para pensar en las necesidades del otro.

El tiempo libre mental

Una persona puede emitir entre 100 y 140 palabras por minuto. En cambio puede procesar unas 600 palabras por minuto. Esto significa que quedan 480 palabras por minuto libres. ¿En qué las empleamos? Casi siempre en preparar la respuesta, en emitir juicios sobre la otra persona o lo que me está diciendo, o directamente en otros asuntos pendientes que rondan mi cabeza. Pero estas palabras no se emplean en atención. Si utilizáramos todo ese tiempo mental en atender el mensaje del otro, posiblemente la calidad de nuestra comunicación mejoraría muchos enteros. Entenderíamos mejor las necesidades del otro. No hablo de un silencio pasivo, sino de una verdadera “escucha activa”.

El Lenguaje No Verbal

Otro aspecto a tener en cuenta es saber que la palabra no es la primera manera de comunicar con el otro en una conversación, sino al contrario!: en una conversación, sólo el 7% de los que nos transmite la otra persona nos llega a través de la palabra. El 55% nos está llegando por el L.N.V. de la otra persona. Esto significa los gestos, movimientos y posiciones corporales que adopta cuando habla. Todavía nos queda un 38% del mensaje. Este lo ocupa el Lenguaje Paraverbal, es decir, los componentes de la voz: timbre, volumen, tono,… y también las pausas, los carraspeos, los sollozos, etc… Sin un silencio adecuado, tratando de leer más allá de las palabras, muchas veces perdemos información clave.

Sé un espejo en que mirarse. Escucha con el corazón.

Volviendo al concepto de Escucha Activa, te propongo que la practiques. Deja tus propias preocupaciones a un lado, deja pasar ese diálogo interno, no emitas juicios sobre la otra persona, ni comparaciones contigo. Deja que fluya la conversación invitándole a que continúe. Fíjate en lo que dice, y en cómo lo dice. Para animar a que siga hablando, repite lo que te está diciendo (reformulación), sírvele de espejo.

Joseph Leberman propone un método para escuchar desde el corazón. Consiste en hacer 4 preguntas:

–          ¿Qué ha pasado? (para que se desahogue)

–          ¿Cómo te has sentido? (para que conecte con su emoción?

–          ¿Qué te ha resultado más difícil? (para que exprese la emoción)

–          ¿Qué es lo que más te ayuda? Ara que conozca los recursos para superar esa situación

Un truco que aprendí en mi formación en EE.UU.: Cuando vayas a hablar, espera!: W.A.I.T.!  y pregúntete: Why Am I Talking?! Fíjate en si le vas a decir sirve de algo a la otra persona.

Por supuesto, no podemos escuchar activamente el 100% de nuestro tiempo, pero intenta hacerlo un rato cada día; quizás te lleves sorpresas. Y descubras que desde el silencio, eres capaz de comunicar mejor.

Te invito a que compartas tus experiencias. ¿Cómo te fue poniendo en práctica el silencio?

Por último, ya que tenemos 2 orejas y 1 boca, ¿por qué no pruebas a escuchar el doble de lo que hablas?

:)

Feliz verano!!

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

Los beneficios de comer en familia

On July 19, 2011, in Nutrición, Salud, by saludality
0

Lamentablemente, muchas familias han olvidado hace mucho tiempo los beneficios de poder comer juntos y compartir la mesa. Horarios laborales, compromisos, actividades extraescolares o sencilla dejadez, provocan no sólo un distanciamiento familiar sino la creación de malos hábitos alimenticios. Establecer sencillas estrategias puede favorecer grandes beneficios para ti y tus hijos. 

Comunicación y Bienestar 

La comunicación entorno a la mesa genera conexión con los miembros de la familia, y aprendizaje los unos de los otros, fomentando además el amor, la pertenencia y la seguridad, necesidad básicas en nuestra vida. Elige 1 de las comidas del día y establece la regla de comer todos juntos. A veces un “cómo te ha ido el día” puede hacer que la jornada sea mucho más especial. Por otro lado, es un momento excelente para convertirte en un modelo para tus hijos

Evita generar hábitos insanos y mejora el rendimiento 

Está demostrado que las familias que cenan juntas 5 ó más veces a la semana tienen entre sus hijos pre/adolescentes menores índices de consumo de alcohol, tabaco y otras drogas que en aquellas que cenan juntas 2 veces a la semana o menos. El secreto de conseguir esto: planificar y consensuar un horario entre todos. Pide compromiso a todos para concretar comidas concretas en familia. En la misma línea, adolescentes que cenan con sus familias 4 veces o más en la semana obtienen mejores notas que aquellos que cenan 2 ó menos veces. 

Por si fuera esto poco… 

Ahorra dinero 

Debido a los horarios y distancias, cada vez comemos más veces fuera. Aunque tiene el valor de poder socializar con compañeros de trabajo, comer fuera, además de generar malos hábitos alimenticios, es un verdadero descalabro para tu bolsillo, gastando entre 2 y 4 veces más de lo que gastaríamos con una comida casera. Un ejemplo: poniendo el precio del menú a 9€, considerando que podríamos ahorrarnos la mitad del precio (4,5€), si lo multiplicamos por 20 comidas al mes nos da un mínimo de 90€. No está mal para ser una sola comida. Súmale el coste de tu pareja y de otras comidas (desayunos, etc.). ¿Qué te parece?. 

Involucra a tus hijos en el rito de la comida 

Los niños han olvidado cómo planear una comida y están demasiado acostumbrados a ver únicamente el plato que les ponen delante y poco más. La propuesta es, involúcrales en el proceso: ir de compras negociando con ellos qué preparar, convertirles en chefs colaborando en la elaboración de la comida, incluso organizando una visita a una granja o huerto para que conozcan el origen de algunas materias primas. Creedme, muchos niños ya nos saben que el huevo viene de la gallina!. Todo este rito tiene muchas ventajas: fomenta el trabajo en equipo la unión familiar, la responsabilidad, la creatividad, la ecología, o la autosuficiencia. 

Convierte la comida en una experiencia cultural 

Aunque suene extraño, la hora de la comida puede ser un momento espléndido para hablar de cultura. El país o provincia de procedencia de la comida, las costumbres de esa región, el modo en el que se tratan las materias primas, etc… sé original y convierte la comida en un viaje divertido. Para añadirle valor a este punto, puedes hacer que tus hijos elijan una receta de un libro de cocina, o una vez al mes ir a un restaurante de una cultura diferente, o incluso hablarles de tipos de comida: ecológica, vegana, etc… 

Hace más sana la alimentación 

Tú ya lo sabes!. Comer en casa puede ser sustancialmente más sano. La dieta casera suele ser menos abundante y rica en frutas o verduras. Comiendo fuera no controlas el tipo de alimento y su modo de preparación. Si comes demasiadas veces fuera, haz un esfuerzo, y si además eres de los que comen sólo, quizás este artículo te haga replanteártelo. En el otro lado, si eres de los que come siempre en casa, quizás puedes organizar un día especial en familia.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

¡Para de ver la tele y empieza a vivir!

On July 11, 2011, in Mindfulness, by saludality
1

La televisión te exige un coste mayor de energía del que imaginas y reduce tu capacidad de atraer lo que deseas en la vida. No te confundas, no son los momentos de desconexión, pasividad y relax los más satisfactorios,… al contrario.

Mihaly Csikszentmihalyi hizo un estudio al respecto con miles de personas, y llegó a la conclusión de que los mejores momentos de una persona suelen darse cuando el cuerpo o la mente están sometidos a una alta exigencia que provoca un esfuerzo voluntario y un compromiso que lleva a esa persona a conseguir algo que merece la pena. Csikszentmihalyi descubrió que las personas encuentran una genuina satisfacción durante un estado de conciencia llamado Fluir (Flow). Durante ese estado, tenemos la sensación de olvidarnos del mundo, de que el tiempo vuela, podríamos decir que hemos entrado en un estado de meditación o mindfulness.

La tele, una droga que consume nuestra energía

El estudio también confirmó algo: la televisión es una de las actividades que más energía nos absorbe!!.

“Ver la televisión es una transacción en un solo sentido que requiere absorber un determinado material sensorial […] No existe otra experiencia en la vida  que permita tanta absorción y exija tan poca expresión” (Marie Winn)

Esta cita revela con claridad la carencia absoluta de flow que supone ver la televisión. Pero esto no queda aquí. Cuanto más estás delante de la televisión, viendo cosas que normalmente no te aportan nada, más estás contribuyendo a que se convierta en una adicción. La tele funciona como una especie de droga. La disminución de energía provoca que sigamos apoltronados. Cuando nos levantamos ¿quién se levanta realmente descansado?.  En relación a esto de la adicción, decir que uno de los “ganchos” es que la televisión nos transmite una idea falsa de compañía; ¿cuántos de nosotros dejamos la tele encendida por sentirnos acompañados en casa? ¿qué pasa si la apagamos?.

Lo que ocurre es que pasamos los días en “piloto automático”, cambiando de tarea continuamente, haciendo incluso varias a la vez, sin pararnos a tomar conciencia de nuestro lado emocional. Y así, saltamos de momentos llenos de ansiedad por el ritmo frenético del día a día a otros llenos de aburrimiento o total pasividad, como ver la televisión.

No os perdáis este clip de la entrevista que Eduardo Punset a Csikszentmihalyi donde habla de la importancia del trabajo.

 

Una posible solución

Puede que una de las claves para solventar esta adicción sea proponernos tareas nuevas, que nos supongan un reto, que nos motiven, que requieran cierto esfuerzo y dosis de concentración y compromiso y huir de actividades llenas de un “hedonismo hueco”.

Csikszentmihalyi hablaba de actividades de “flujo alto” y de “flujo bajo”. Entre las primeras puede darse: hacer deporte, leer, pintar, charlar, hacer fotografía, realizar cálculos, bailar, andar, etc… Con esta reflexión, quiero recordarte que estás en el mejor momento para coger las riendas de tu vida. El verano puede ser un buen aliado para plantearte un reto: no ver ni 1 minuto de televisión durante ¿1 día? ¿1 semana?, prueba!. Quizás te des cuenta de que puedes hacer otras actividades más enriquecedoras. Busca cuáles son esas de “flujo alto” en tu vida, y empieza a practicar una. ¿Qué actividades provocan o han provocado un estado de flow en tu vida?

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Tagged with:
 

La resiliencia es la capacidad de hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas, y ser transformado positivamente por ella. El término resiliencia alude a la cualidad de algunos cuerpos mediante la cual, tras una deformación en su estructura, pueden volver a su estado original. La resiliencia es una capacidad multifactorial, es decir, no depende de una sola capacidad. Algunos estudios basan esta cualidad en el desarrollo de 3 componentes:

1. Compromiso. Tienen un gran sentido del compromiso.

Cumplir con tu palabra y con los objetivos propuestos, hacer un esfuerzo adicional en la búsqueda de eso que te gustaría conseguir, pensar en el bien futuro y no en el placer a corto plazo, son algunas de las estrategias a seguir para mejorar tu compromiso. Esta cualidad tiene que ver con la responsabilidad y la capacidad de valorar cómo nuestros actos influyen en el entorno. Tener un propósito, un sentido de vida, es importante para que la persona asuma el compromiso y responsabilidad en lo que acomete.

2. Control. Tienen una fuerte sensación de control sobre lo que hacen.

Cuando uno conoce sus propias capacidades, sabe cómo emplearlas y esto provoca una mayor efectividad en las tareas y el modo de resolverlas. Tiene que ver con nuestro equilibrio interno y la capacidad para saber gestionar nuestras emociones. Nuestra valoración sobre nosotros mismos desde un punto de vista positivo (autoestima) es crucial para establecer ese equilibrio y control sobre los planes que acometemos, con capacidad suficiente para levantarnos cada vez que tropezamos.

3. Reto. Están abiertos a nuevas experiencias.

Cuando asumes las situaciones conflictivas como oportunidades para aprender, cuando estás abierto a los cambios en la vida, estás preparado para asumir retos y eso te lleva a la mejora continua, a la superación. Cuando asumimos retos surgen elementos como la proactividad, que nos lleva a adelantarnos a las situaciones desafiantes. La creatividad se torna imprescindible en este aspecto, como cualidad para encontrar alternativas a la situación actual, y conectar con el estado de autoeficacia.

Si quieres saber cuál es tu nivel de resilencia, puedes contestar este sencillo test (en inglés)

Ahora, me gustaría que compartieras con nosotros tus reflexiones sobre este tema: ¿te consideras resiliente? ¿qué haces para ser más resiliente?, ¿cómo haces para que otros sean más resilientes?. Nos encantaría aprender de ti.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Tagged with:
 

El cuerpo grita cuando las emociones callan

On June 20, 2011, in Salud, by saludality
0

Nuestra sociedad, orientada al disfrute inmediato de las cosas, tiende a evitar el dolor y las emociones llamadas “negativas”, ocultándolas hasta el punto de anestesiarnos e insensibilizarnos. Conocer lo que se esconde detrás del dolor y de las emociones, puede llevarnos a un punto de evolución aún no imaginado.

El término emoción proviene del latín y significa “el impulso que induce a la acción”. Nuestras emociones (las básicas son alegría, tristeza, ira, sorpresa, miedo y asco) son estados afectivos con una función adaptativa. Es decir, las emociones son nuestro motor más elemental para funcionar en el mundo.

Las emociones nos dan mucha información. Y para ello han de ser expresadas e interpretadas. Cuando no lo hacemos, se genera una carga acumulable en una especie de “depósito interno”. Si no gestionamos esas cargas, el depósito se llena y al desbordarse, el cuerpo acude a otras formas de expresión: estrés, angustia, dolores, fobias, alergias,…

Existen tres formas de canalizar las emociones:

1. Amortiguadores emocionales. Buscar una comportamiento que “apacigüe” esa emoción

2. Expresión. El desahogo de esa emoción. Compartirlo. Expulsarlo.

3. Tomar conciencia.

¿Cómo tomo conciencia?

Las emociones no funcionan solas sino que se asocian a pensamientos, a creencias que tenemos sobre algo o alguien. De la suma de esa emociones y ese pensamientos obtenemos sentimientos. Estos pueden ser, entre otros, de victimismo, resentimiento y culpa.

Por ejemplo: la emoción miedo, asociada a la creencia “todos los hombres son igual de violentos”, puede generar un sentimiento en la mujer de rechazo hacia el género masculino, o una excesiva necesidad de complacer para no sufrir esa supuesta violencia. El problema es no ser consciente de que esa creencia es una construcción que nuestra mente ha hecho en el pasado y que está determinando nuestro comportamiento.

Esos sentimientos a veces son sustituidos por reacciones físicas. De este modo, una carga emocional intensa puede “anclarse” de modo físico: enfermedades, contracturas, ronchas en la piel, caída del cabello, taquicardias,… Es lo que denominamos reacciones psicosomáticas.

Esto da pie para hablar de la base emocional de la mayoría de las fobias y alergias, cuyas causas no termina de explicar la medicina tradicional. Por ejemplo: una niña está comiendo aceitunas mientras sus padres comienzan a discutir de manera muy agresiva. Esa niña genera una carga emocional que no sabe canalizar ni expresar en ese momento. Su mente, como medio de escapar de esa emoción, la conecta con el hecho de comer aceitunas, generando de este modo una posible alergia a las aceitunas. Otro ejemplo: una mujer sufre broncoespasmos al oler humo. Una experiencia del pasado en la que sufrió una gran tristeza coincide con el hecho de que varias personas estuvieran fumando, conectando su tristeza con una fobia al humo.

El mundo actual nos pide que lo miremos desde otro punto de vista. Las emociones forman parte de nuestro cuerpo y cuando no las escuchamos el cuerpo grita. Mediante técnicas de PNL y de coaching podemos conocer esas emociones y desmontar esas creencias que nos limitan, mejorando nuestra salud.

Date permiso para pensar en una enfermedad, un dolor, una fobia o una alergia propias o de alguien cercano y que te preguntes qué te está diciendo, qué emociones descubres detrás, qué pensamientos o creencias están asociados a esas emociones. Mira un poquito hacia atrás. ¿Has descubierto algo?

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Tagged with:
 

Descubre lo que es el FLOURISHING

On June 13, 2011, in Autoestima, Salud, wellness, by saludality
0

Seligman puede considerarse uno de los gurús cuando nos referimos nada menos que a hablar de la felicidad y de la psicología positiva. Pues bien, en su último libro, revisa su concepto de felicidad, que estaba tan conectado al de Aristóteles cuando decía que todo lo que hacemos va orientado a encontrar la felicidad.

La primera novedad es que ahora el señor Seligman considera que este término (felicidad) es demasiado simplista para determinar cómo la persona alcanza el bienestar en su vida. A cambio, propone una actualización de su propio modelo. Seligman plantea un nuevo objetivo de la psicología positiva, que se centre en ese bienestar (well-being). Y para medirlo, utiliza el término flourishing, que en su traducción significa florecimiento, aunque otra de sus definiciones, que me parece más interesante, es crecer sanamente, que alude a una salud holística: física, mental, emocional, social y espiritual. En este modelo contempla los tres elementos que ya anticipó en su libro “Auténtica Felicidad” y añade otros dos, conformando los 5 pilares sobre los que se apoya la nueva psicología positiva:

– Positive Emotions (emociones positivas). Este aspecto tiene que ver con la vivencia de esas sensaciones que tenemos de alegría, placer, confort, exultación,… Sólo una puntualización personal: todas las emociones (se consideran 6 básicas sobre las que reposan el resto: alegría, tristeza, sorpresa, enfado, miedo y asco), sean “positivas” o “negativas”, están en nosotros para darnos una gran información. Llegar a tomar conciencia de la emoción que se esconde detrás de una fobia o una herida del pasado, y las creencias que la sustentan puede ser algo absolutamente revelador. Pero de esto hablaré en otro artículo.

– Engagement (compromiso). Se refiere al compromiso que adquirimos con lo que estamos haciendo. Este compromiso va a asociado a lo que Csikszentmihalyi definió como FLOW (fluir, flujo): un estado en el que la persona se encuentra completamente absorta (fluyendo) en una actividad para su propio placer y disfrute. Este flow podemos alcanzarlo escuchando música, leyendo un libro, meditando… Es una atención plena y casi inconsciente que llega a evadirte de la realidad. Yo personalmente he descubierto que la fotografía puede ayudarme a fluir, al igual que practicar deporte. Tú, ¿cómo fluyes?.

– Relationships (relaciones personales). Las relaciones con las personas nos conectan con el mundo e influyen, en el ámbito individual en la autoestima y autoeficaca. En este sentido, una observación que me hace reflexionar: Al igual que cada célula de nuestro organismo está interconectada con el resto, ¿por qué no mantener la idea de que todos los seres humanos estamos conectados en el universo?. Dado que somos energía, ¿qué de cierto puede haber en que todos somos uno?. Al menos es interesante el cambio de perspectiva, ¿no crees?.

– Meaning (sentido, propósito). Esta es la dirección hacia la que hemos tendido nuestra vida, la brújula que nos guía. El para qué. Se dice que cuando sabes cuál es tu para qué, el qué y el cómo salen solos. Lo que quiere decir que cuando sabes hacia donde se dirige tu barco, da igual la ruta que elijas, porque te llevará a tu destino. Si no te has planteado nunca cuál es tu destino, te invito a que te respondas a alguna de estas preguntas: ¿qué te gustaría que dijeran de ti cuándo ya no estés aquí? ¿cómo te ves dentro de 10 años?.

– Accomplishment (realización). Es decir, plantearse objetivos alcanzables, que puedan conseguirse de forma realista. Esto está asociado a la idea de “realización”. Curiosamente este término tiene dos acepciones que en mi opinión pueden llegar a ser contrapuestas: 1. Efectuar, llevar a cabo o ejecutar una acción. 2. Satisfacción por haber logrado cumplir aquello a lo que se aspiraba. Mi pregunta es ¿es aquello que realizamos en la vida lo que nos realiza? Cuando adquirimos bienes materiales, o un mejor trabajo, o la casa de nuestros sueños,… ¿nos sentimos realizados?. ¿No estamos (aludiendo a Maslow) cubriendo otras necesidades más básicas de reconocimiento o seguridad?.

En definitiva, en la nueva teoría de la psicología positiva, estos cinco pilares, reflejados en la palabra PERMA, sustentan la idea de Flourish, término que da título a este nuevo libro de referencia de Martin E.P. Seligman.

Que pasés una feliz semana!

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Tagged with:
 

Puede sonar incongruente pero si vives demasiado pendiente de las dietas, quizás estás empezando a olvidarte de saber vivir. Te propongo un “cambio de perspectiva”.

Las dietas se centran únicamente en números: número de calorías consumidas o quemadas, número de kilos,  gramos de comida, etc… El éxito de una dieta está asociado… a un número!. 

 

Un cambio de perspectiva se centra en ti. Se trata de alinear tu actividad física y tus hábitos alimenticios con tus deseos y objetivos reales. El éxito en este caso está asociado a lo que los cambios te hacen sentir acerca de ti mismo.

La mentalidad basada en la dieta presupone que alcanza cierto peso o cierta imagen es la clave de nuestra felicidad y de la resolución de otros problemas. Esto implica la imposición de seguir de forma estricta una pautas impuestas por la dieta (horarios, cantidades, tipos de comida, etc…) y no cumplirlas supone una gran decepción. Mientras tanto y por el contrario, descuidamos y prestamos menos atención a las cosas que realmente importan en nuestra vida.

Un cambio de perspectiva puede hacerte ver que el sobrepeso puede ser el resultado de otros problemas, no la causa. Tomar conciencia de estos problemas es la manera de solucionarlos (tanto tus problemas como el sobrepeso). Deja de centrarte únicamente en los números y mira en tu vida, quizás encuentres algunas pistas de dónde puedes prestar atención.

Seguir una dieta significa en más ocasiones de las que parece realizar un cambio en las técnicas que empleamos para realizar un cambio temporal y con una motivación externa: comer de cierta manera, hacer un poco de ejercicio, etc… pero esta mentalidad se centra en los resultados, de modo que cuando alcanzamos esos resultados ya no necesitamos las técnicas; progresivamente volvemos a comer como antes y dejamos de hacer ejercicio. Volvemos a la “normalidad”. Y los problemas que pensábamos haber superado… siguen ahí, incluso recuperamos el peso perdido.

Un verdadero cambio en el estilo de vida implica un cambio permanente, e interno, en nuestra relación con la comida y la actividad física. El problema no es lo que comes o cuánto comes, sino cómo comes y por qué. Utilizamos la comida como herramienta antiestrés, para gestionar nuestras emociones o distraernos de los pensamientos negativos. Es eso lo que en realidad hay que cambiar. Ser conscientes de cómo comemos y vivir esos momentos con verdadera atención plena, es uno de los trucos para “llevarnos bien” con la comida y en general llevar una vida consciente, tranquila y más feliz..

Esto no significa que cuidar la alimentación o tener un buen aspecto sean importantes. La cuestión es saber asumir la responsabilidad de aquello que está en nuestra mano y dejar de lado lo que no podemos controlar (por razones hereditarias o metabólicas) y que sin embargo ocupan nuestra atención llegando a mermar nuestra satisfacción por la vida.

Si en algún momento pierdes tu motivación, piensa dónde has depositado la responsabilidad, si está fuera de ti: una dieta, una tabla de ejercicios, un aparato revolucionario,… o está en tu interior. La próxima vez que te preocupes por la dieta a seguir o el peso que debes perder, pregúntate sobre los aspectos de tu vida en los que podrías mejorar y que has dejado un poco de lado. Plantéate un cambio en tu estilo de vida.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Tagged with:
 

Continuando con el post de la semana pasada referente a los factores limitantes de la implementación de un programa de Salud Corporativa en nuestro país, me gustaría hablar de, en el caso de las empresas con una suficiente madurez en este sentido, un modelo para su implementación. Este modelo se basa en:

o un enfoque integral de la salud,

o con una metodología participativa, donde se consideren las necesidades del trabajador,

o construida sobre aspectos positivos

o y que actúa sobre el trabajador y también sobre el entorno.

En definitiva, el modelo de promoción de hábitos saludables en la empresa debe tender a modificar las conductas, trabajando los conocimientos, las habilidades, las actitudes y los entornos. A continuación planteo algunas ideas generales sobre los pasos a dar para implementar un Programa de Salud Corporativo:

1. Evaluaciones de la salud. La información que tienen los departamentos correspondientes en relación a niveles de absentismo laboral, accidentes en el puesto de trabajo, reconocimientos médicos, etc… han de compaginarse con un estudio de la salud a través de cuestionarios específicos, con los cuales se pueda determinar el grado de salud y las carencias de los empleados. De este modo, se puede estimar el coste que supone profundizar en un cambio de hábitos de los empleados, el tipo de de programa a implementar o el colectivo al que irá dirigido.

2. Construcción de un business case. Conocido el colectivo al que se dirige, podemos valorar el programa y determinar los objetivos de salud a alcanzar y los beneficios esperados. En términos cuantificables estableceremos: número de beneficiarios, impacto global del programa en la empresa, medidores de la evolución del programa, plazos del retorno de la inversión,…

3. Crear un equipo de “Salud Corporativa”. Este equipo, formado por personas capaces de liderar un Programa de Salud Corporativa, provenientes, dependiendo del tipo de empresa, de distintos departamentos de la empresa y en su caso personas externas. Dentro de este equipo se incluirá una persona con experiencia en el desarrollo de programas de Salud Corporativa o “Coach de Salud Corporativa”, quien asesorará en el diseño e implementación del programa de actividades, teniendo en cuenta los indicadores de “riesgo para la salud” del informe previo y las solicitudes de los propios trabajadores.

4. Apoyo de la cúpula de la empresa. Un Programa de Salud Coporativa debe contar con todos los estamentos de la empresa, no sólo en palabras sino también en hechos, trasladando el mensaje de que la salud es una prioridad para la empresa. Como una última consecuencia, los objetivos de salud de la empresa han de estar alineados con los objetivos empresariales, de modo que la salud forme parte de la cultura de la empresa.

5. Desarrollar un plan de captación y fidelización de los empleados. De nada sirve todo lo anterior si el empleado no quiere participar en las actividades propuestas. Los mensajes enviados a los empleados deben enfatizar tanto los beneficios en la salud como económicos, de modo transparente. Utilizar los canales de información (intranets, newsletters con noticias, foros, redes sociales,…) que añadan valor a las actividades y promueven el compromiso con las mismas, contar con el aval de un reconocido experto, crear una marca del programa o un club corporativo, realizar campañas como “El Día de la Salud”, y otras acciones de comunicación innovadoras.

6. Seguimiento efectivo del programa. Es fundamental crear un sistema de medición, tanto cuantitativo como cualitativo, de la evolución del Programa de Salud Corporativo. Los indicadores más comunes son: niveles de participación, chequeos médicos, niveles de absentismo, evaluaciones de desempeño, feedbacks 360º, etc.

7. Los programas de actividades. Estos se diseñarán en función de los riesgos detectados y de las solicitudes y posibilidades de la empresa y del entorno cercano. Los programas pueden incluir: programas educacionals, programas de actividad física in-company, in-plants de salud, gimnasios corporativos, health corners, deporte corporativo, coaching de salud,… Todas estas actividades deben ofrecerse con el atractivo suficiente, garantizando siempre que supongan una verdadera experiencia saludable.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

La Ciudad de los Pozos

On May 30, 2011, in Cuentos y Leyendas, by saludality
0

Esta ciudad no estaba habitada por personas, como todas las demás ciudades del planeta. Esta ciudad estaba habitada por pozos. Pozos vivientes… pero pozos al fin. Los pozos se diferenciaban entre sí, no solo por el lugar en el que estaban excavados sino también por el brocal (la abertura que los conectaba con el exterior). Había pozos pudientes y ostentosos con brocales de mármol y de metales preciosos; pozos humildes de ladrillo y madera y algunos otros más pobres, con simples agujeros pelados que se abrían en la tierra.

La comunicación entre los habitantes de la ciudad era de brocal a brocal y las noticias cundían rápidamente, de punta a punta del poblado. Un día llegó a la ciudad una ‘moda’ que seguramente había nacido en algún pueblito humano: La nueva idea señalaba que todo ser viviente que se precie debería cuidar mucho más lo interior que lo exterior. Lo importante no es lo superficial sino el contenido.

Así fue como los pozos empezaron a llenarse de cosas. Algunos se llenaban de cosas, monedas de oro y piedras preciosas. Otros, más prácticos, se llenaron de electrodomésticos y aparatos mecánicos. Algunos más optaron por el arte y fueron llenándose de pinturas , pianos de cola y sofisticadas esculturas posmodernas. Finalmente los intelectuales se llenaron de libros, de manifiestos ideológicos y de revistas especializadas.

Pasó el tiempo… La mayoría de los pozos se llenaron a tal punto que ya no pudieron incorporar nada más. Los pozos no eran todos iguales así que , si bien algunos se conformaron, hubo otros que pensaron que debían hacer algo para seguir metiendo cosas en su interior… Alguno de ellos fue el primero: en lugar de apretar el contenido, se le ocurrió aumentar su capacidad ensanchándose. No paso mucho tiempo antes de que la idea fuera imitada, todos los pozos gastaban gran parte de sus energías en ensancharse para poder hacer más espacio en su interior.

Un pozo, pequeño y alejado del centro de la ciudad, empezó a ver a sus camaradas ensanchándose desmedidamente. El pensó que si seguían hinchándose de tal manera , pronto se confundirían los bordes y cada uno perdería su identidad… Quizás a partir de esta idea se le ocurrió que otra manera de aumentar su capacidad era crecer, pero no a lo ancho sino hacia lo profundo. Hacerse más hondo en lugar de más ancho.

Pronto se dio cuenta que todo lo que tenia dentro de él le imposibilitaba la tarea de profundizar. Si quería ser más profundo debía vaciarse de todo contenido… Al principio tuvo miedo al vacío, pero luego , cuando vio que no había otra posibilidad, lo hizo.

Vacío de posesiones, el pozo empezó a volverse profundo, mientras los demás se apoderaban de las cosas de las que él se había deshecho… Un día , sorpresivamente el pozo que crecía hacia adentro tuvo una sorpresa: adentro, muy adentro , y muy en el fondo encontró agua!!!. Nunca antes otro pozo había encontrado agua…

El pozo supero la sorpresa y empezó a jugar con el agua del fondo, humedeciendo las paredes, salpicando los bordes y por último sacando agua hacia fuera. La ciudad nunca había sido regada más que por la lluvia, que de hecho era bastante escasa, así que la tierra alrededor del pozo, revitalizada por el agua, empezó a despertar.

Las semillas de sus entrañas, brotaron en pasto , en tréboles, en flores, y en troquitos endebles que se volvieron árboles después… La vida explotó en colores alrededor del alejado pozo al que empezaron a llamar ‘El Vergel’.

Todos le preguntaban cómo había conseguido el milagro. -Ningún milagro- contestaba el Vergel- hay que buscar en el interior, hacia lo profundo… Muchos quisieron seguir el ejemplo del Vergel, pero desandaron la idea cuando se dieron cuenta de que para ir más profundo debían vaciarse.

Siguieron ensanchándose cada vez más para llenarse de más y más cosas… En la otra punta de la ciudad, otro pozo, decidió correr también el riesgo del vacío… Y también empezó a profundizar…
Y también llegó al agua… Y también salpicó hacia fuera creando un segundo oasis verde en el pueblo…
– ¿Qué harás cuando se termine el agua?- le preguntaban.
– No sé lo que pasará- contestaba- Pero, por ahora, cuánto más agua saco , más agua hay.

Pasaron unos cuantos meses antes del gran descubrimiento.

Un día, casi por casualidad, los dos pozos se dieron cuenta de que el agua que habían encontrado en el fondo de sí mismos era la misma… Que el mismo río subterráneo que pasaba por uno inundaba la profundidad del otro.

Se dieron cuenta de que se abría para ellos una nueva vida. No sólo podían comunicarse, de brocal a brocal, superficialmente, como todos los demás, sino que la búsqueda les había deparado un nuevo y secreto punto de contacto:

La comunicación profunda sólo la consiguen entre sí, aquellos que tienen el coraje de vaciarse de contenidos y buscar en lo profundo de su ser lo que tienen para dar…

(Jorge Bucay)

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

A nadie le es extraño ya que el rendimiento de un empleado está muy relacionado con su estado de salud. Así mismo, conocemos que enfermedades como el estrés y las lesiones musculoesqueléticas, y el amplio espectro de consecuencias derivadas, son las principales causas de absentismo laboral y del presentismo, agudizado por causa de la crisis. Uno de los resultados más evidentes es la pérdida anual de millones de euros en las empresas españolas y de una merma competitiva respecto a las empresas que previenen o tratan los aspectos de salud de sus empleados. No voy a aportar datos, no es ese el problema.

Siendo conscientes de este hecho, ¿cuál es la razón por la que las empresas no apuestan decididamente por la implementación de programas de salud? Existen algunas respuestas que el lector honesto seguro que podrá corroborar o incluso ampliar:

– Sigue existiendo una “cultura del látigo” entre muchos directivos, que no han conseguido adoptar los 5 puntos en común de las empresas más competitivas de nuestro país: confianza y comunicación bidireccional con los jefes, respeto por las necesidades del empleado, trato justo en cuanto a oportunidades y reconocimiento, promoción del sentimiento de pertenencia, creación de espíritu de equipo y no de competitividad interna. Un programas de salud corporativa, puede promover todas estas actitudes.

– No existe una desarrollada cultura de salud y deportiva. La salud dejó de considerarse hace tiempo como una mera ausencia de enfermedad. Actualmente existe una concepción más holística que contempla la salud en 5 dimensiones: física, mental, emocional, social y espiritual. El fomento de la salud puede y debe abordar estas 5 dimensiones. España sigue siendo, aunque pensemos que no, uno de los países europeos donde menos ejercicio y deporte se practica y menos conciencia de la salud tenemos.

– Existen dudas sobre la efectividad de un programa de salud. Fruto en parte del anterior punto, las empresas no están convencidas de que una inversión en la salud de sus empleados les reportará un retorno realmente importante en el corto, medio y largo plazo. Los datos hace mucho que desmienten este aspecto.

– Mentalidad cortoplacista. No existe una verdadera preocupación por lo que ocurrirá más allá de 4 ó 5 años por lo que las decisiones de inversión en salud se aplazan constantemente. Es más importante que el trabajador lo de todo en 2 ó 3 años, y quizás cuando se queme pueda ser sustituido por otro. Permítanme que denomine a esto Procrastinación Empresarial en la Salud.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

Gracias

On May 2, 2011, in Actividades Saludality, by saludality
0

Normalmente en este blog puedes leer cosas basadas en procesos elaborados desde un punto de vista lógico y racional.  Desde el hemisferio izquierdo. Hoy me apetece permitir que hable un poco el otro lado, el complementario, ese al que a veces no hacemos caso. El hemisferio derecho, el emocional. De lo que tengo dentro. Y para ello no me preocupa cómo escribir el texto, o cómo salgan las frases. Quiero hablar sin razonar, sólo sintiendo.

Soy Coach. Y decir esto para mi empieza a tener un sentido que va más allá de una profesión. Para mí ser coach es apoyar a las personas en un camino muy profundo, de descubrimiento personal. Pero no sólo eso, ser coach para mí es entender al ser humano y entenderme a mí. ¿Qué hay más enriquecedor que eso?. Así lo siento y me maravillo al pensar la fuerza que eso me ofrece. Tengo la posibilidad de conocer lo mejor de las personas, y también lo peor, descubriendo que ambas cosas forman parte de lo mismo. Tengo la gran oportunidad de conocer sin enjuiciar a las personas. Y cuando voy descubriéndolas, observo lo parecidos que todos somos, y de lo vulnerables, y de lo egoístas, y de lo cobardes…. y de lo fuertes y de lo generosos y de lo valientes que somos,… Como dice uno de mis mentores, “Todos nacemos con todas las cualidades. Son las creencias que nos instalan desde que nacemos las que nos hacen olvidar que las seguimos teniendo”. Cuando apoyo a alguien a descubrir esto, y cuando decide compartirlo conmigo, se crea algo maravilloso. Algo que está por encima de la edad, de la posición social, de los intereses más vanales. 

Estas sensaciones, difíciles de poner por escrito, las he vivido ya en varias ocasiones, como coach y también como coachee. Como facilitador y como facilitado. Y en todas esas ocasiones he sentido que eso de que todos estamos conectados, es cierto. Lo que haces en el mundo tiene repercusiones. Y lo que no haces también.

Agradezco a todas esas personas (siempre anónimas) que están pasando por mi vida, como facilitadores, compañeros, coaches, clientes,… y también a todos aquellos que desean abrirse a compartir algo de su interior conmigo, porque todos ellos están dejando en mí su huella, que es mi huella.

Porque hay una frase que dice “Si te gusta algo de alguien imítalo, si no te gusta, mírate a dentro”.

Y lo bonito es que esto es sólo el principio.

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

El Corporate Wellness, o Salud Corporativa, consiste en una diversificada combinación de programas y actividades orientadas a crear un ambiente de trabajo sano y favorecer hábitos de vida más saludables entre los empleados y sus familias, así como mejorar las relaciones interpersonales dentro de la compañía. Este desarrollo se fundamenta en que las personas son lo más importante de la compañía y que esta debe velar no sólo por los resultados sino también por el cuidado integral del capital humano que los produce.  

Las empresas que fomentan la salud y el bienestar entre su capital humano son empresas de éxito, con capacidad para rendir a pleno rendimiento y consecuentemente con una mayor capacidad de crecimiento y competitividad. “No hay duda de que las futuras empresas de éxito  implementarán un Plan de Wellness dentro de su Business Plan”. (Director Wellness Program. Adidas UK).  

Por qué un Programa de Salud Corporativa  

El estrés laboral afecta a un 27,6% de las personas ocupadas en España, por encima de la media Europea, que se sitúa en el 22% [1]. Más del 25% sufre dolores de espalda. Ambos trastornos (estrés y problemas musculoesqueléticos y osteorticulares) suponen la mayor parte de las bajas laborales actuales de las empresas. En el mejor de los casos, y debido al miedo a perder el trabajo, los empleados temen darse de baja y mantienen su alta médica aunque con un rendimiento muy por debajo de los debido (presentismo).  

El coste de la obesidad y el sobrepeso en España es de aproximadamente 5.000 millones de euros anuales [2] incluyendo problemas de hipertensión, colesterol, etc…  

Un programa de Salud Corporativa tiene efectos claros en dos direcciones:  

   

Hay ya multitud de estudios que confirman los beneficios de la implementación de un programa de salud corporativa. Un trabajador más sano es un trabajador más productivo.  

Las mejoras en la salud de los trabajadores se traducen en una correspondiente disminución del absentismo permitiendo un óptimo retorno de la inversión de $6,2 por cada $1 invertido [3].  

Las personas que gozan de buena salud son hasta un 20% más productivas que las que padecen una mala salud.  

La salud corporativa ya está completamente extendida en EE.UU. El 93% de las compañías estadounidenses tiene algún tipo de promoción de salud relacionada con estrés, ejercicio físico, nutrición y wellness [4] .  

Los resultados son claros: tras el desarrollo de un programa de actividad física entre los empleados [5]  la NASA aumentó un 12,5% su productividad, Johnson & Johnson redujo un 15% el absentismo laboral, PepsiCo por cada 1$ invertido en un programa de salud obtiene 3$. En España empresas como Mahou San Miguel Telefónica, Endesa, Nestlé, Vodafone, Siemens y un largo etcétera comienza a implantar o han consolidado un programa de salud corporativa.  

Saludality ofrece un programa de soluciones adaptado a las necesidades de su empresa. Para más información pinche AQUÍ

____  

[1] Encuesta de Calidad de Vida en el Trabajo, España  

[2] Agencia Española de Seguridad Alimentaria, España  

[3] Estudio de investigación de IHPM y CIGNA Plusvita, España  

[4] The National Business Group of Health, EE.UU.  

[5] Actividad física y salud, Surgeon General, EE.UU.  

 

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Tagged with:
 

La automestima es el resultado de la opinión que una persona tiene de sí misma: de su apariencia física, de sus aptitudes, de sus éxitos profesionales y personales, de la riqueza de su vida afectiva. El éxito de uno de estos ámbitos (la eficacia o eficiencia) no garantiza la autoestima, sino que está en el resultado del equilibrio entre estos diferentes aspectos. La autoestima es un valor frágil y mutable, que aumenta cuando vivimos respectando nuestros propios valores y que disminuye cada vez que nuestro comportamiento no está en coherencia con ellos.

Quiero proponerte una “metodología” general para potenciar tu autoestima, siendo consciente de que este trabajo hay que hacerlo de modo más específico y encontrarás dudas en el camino. Consultámelas cuando quieras!.

Seligman (2002) propuso una serie de ejercicios para desarrollar una apreciación positiva en relación al pasado, el presente y el futuro de la persona. Trabajando con recuerdos, emociones y trayectorias podemos mejorar nuestras actitudes y expectativas. Los tres ámbitos son:

Pasado Positivo – Elevando los recuerdos

Gratitud. El pasado ha favorecido que estemos hoy aquí. Por tanto, debemos estar agradecidos. Realiza una “Visita de Gratitud”; visita a alguien a quien te gustaría agradecer lo que hizo por ti en el pasado pero nunca lo has hecho. Alguien que haya tenido un impacto positivo en tu vida. Puedes escribirle una carta y leérsela cuando le veas. Si es imposible ver a esa persona, puedes leérsela a alguien o, en último caso, a ti misma. Otra técnica es el “Diario de Gratitud”; escribe 10 cosas que agradeces que te hayan pasado en el último año; o 10 personas a las que agradeces algo.

Perdón. Desahoga tu resentimiento escribiéndolo en tu diario o en un simple papel. Después, ponte en su lugar y trata de comprender a esa persona. Para terminar, haz un esfuerzo, perdona a esa persona. Escribe tu perdón para leerlo cuando te vengan los pensamientos negativos sobre esa persona.

Satisfacción. Valora las cosas importantes de tu vida: familia, amigos, pareja, ocio, trabajo, dinero, etc… del 0 al 10. Destaca las cosas que están funcionando en tu vida. Sé generosa conigo.

Presente positivo – Elevando emociones

Mindfulness. Esto significa “Atención Plena”. Normalmente no prestamos atención a las cosas que hacemos, es decir, funcionamos en piloto automático. Se puede practicar mindfulness mientras respiramos, conducimos, comemos, hablamos o andamos. Todas ellas se pueden hacer más despacio (slow down) y con toda nuestra atención. Conseguimos así, ser más conscientes de lo que hacemos y de cómo nos hace sentir. Pruébalo. Al acabar el día, escribe 3-5 cosas de las que estás agradecida (Diario de Gratitud).

Saborea lo bueno. Cuando algo te agrade o te haya salido bien: comparte ese momento con otros, captura ese momento para la posteridad (haz una foto, escríbelo, haz algo que te haga recordarlo), felicítate, escribe las sensaciones que tuviste.

Futuro Positivo – Eleva trayectorias

Visión. Piensa en tu futuro deseado. ¿Cómo te gustaría verte?. Cuanto más clara sea esa visión más influirá en su consecución: ¿qué ves?, ¿qué escuchas?, ¿qué sientes? Escríbelo y compártelo con otra persona (alguien de tu confianza). Aumentará tu compromiso e iniciativa.

Anticipación. Igual que el presente positivo es reforzado con un diario de gratitud, el futuro positivo es potenciado con un Diario de Propósitos al principio del día. Anticipa por escrito lo que ocurrirá a lo largo del día o semana. Alimenta esa visión de futuro.

Enfrentamiento. Lo negativo aparecerá en tu vida. Seligman propone lo siguiente: Escribe el momento adverso, el pensamiento negativo. Escribe lo que crees sobre ello y cuáles son sus consecuencias. Ahora discute contigo misma, escribe las falsas creencias que piensas que te hacen sentirte mal, las exageraciones que estás cometiendo y las innecesarias consecuencias. Por último, comprométete contigo misma con lo que es posible cambiar en el futuro.

Por último, comparte conmigo los resultados que obtienes.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Tagged with:
 

Viaje a Ítaca

On March 28, 2011, in Cuentos y Leyendas, by saludality
0

              Cuando emprendas tu viaje hacia Ítaca

               ruega que sea largo el camino,

lleno de aventuras, lleno de experiencias.

A los Lestrigones, a los Cíclopes,

o al fiero Poseidón, nunca temas.

No encontrarás trabas en el camino

si se mantiene elevado tu pensamiento y es exquisita

la emoción que toca el espíritu y el cuerpo.

Ni a los Lestrigones, ni a los Cíclopes,

ni al feroz Poseidón has de encontrar.

si no los llevas dentro del corazón,

si no los pone ante ti tu corazón.

Ruega que sea largo el camino.

Que muchas sean las mañanas de verano

en que – !con qué placer! !con qué alegría! – 

entres en puertos nunca antes vistos.

Detente en los mercados fenicios

para comprar finas mercaderías

madreperlas y coral, ámbar y ébano,

y voluptuosos perfumes de todo tipo.

Ve a muchas ciudades  egipcias

para que aprendas y aprendas de los sabios.

Siempre en la mente has de tener Ítaca.

Llegar allá, es tu destino.

Pero no apresures el viaje;

Es mejor que dure muchos años,

y que ya viejo llegues a la isla,

rico de todo lo que hayas guardado en el camino.

sin esperar que Ítaca te de riquezas. 

Ítaca te ha dado el bello viaje.

Sin ella no habrías aprendido el camino.

No tiene otra cosa que darte ya.

Si la encuentras pobre, Ítaca no te ha engañado.

sabio como te has vuelto con tantas experiencias,

habrás comprendido lo que significan las Ítacas.

(Konstantino Kavafis)

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Tagged with:
 

“La asertividad es la habilidad de expresar nuestros deseos de una manera amable, franca, abierta, directa y adecuada, logrando decir lo que queremos sin atentar contra los demás. Negociando con ellos su cumplimiento”.

Emplear la asertividad implica saber decir no, saber pedir algo, saber hacer y encajar tanto los cumplidos como las críticas, saber negociar y ser flexible para poder obtener lo que se pretende. Esto implica expresar nuestros sentimientos de forma sincera y amable sin ofender a nadie y sin miedo al otro o a nuestra propia inseguridad.

Huye de la pasividad o la agresividad

Cuando nos enfrentamos a un diálogo conflictivo, no encontramos con dos posturas comúnmente adoptadas

Conducta pasiva. La persona deja de lado sus propios derechos y antepone los de los demás. Intenta que no se produzca un conflicto y/o evita pasar un mal momento. Este tipo de comportamiento impide expresar honestamente sentimientos, pensamientos u opiniones o bien se hace pero de una manera autoderrotista, con disculpas, sin convicción.  El mensaje que se comunica es: “Tus opiniones, sentimientos o pensamientos son más importantes que los míos, valen más”; “Lo que tú quieras lo acato”, “Importa más lo tuyo que lo mío”.

Lenguaje no verbal asociado: bajar la mirada, voz vacilante, movimientos corporales nerviosos  o inapropiados, etc.

Consecuencias: La persona pasiva se siente incomprendida, manipulada, con sentimientos de culpa, depresión, baja autoestima, etc. El interlocutor no sabe si se está o no aprovechando de la persona que no está diciendo realmente lo que quiere decir, además se puede sentir cargado de responsabilidad, porque es él quien tiene que tomar las decisiones.

Conducta agresiva. La persona antepone y defiende sus derechos de una manera ofensiva, deshonesta, manipulativa y/o inapropiada, pasando por encima de los derechos de los demás. El mensaje que se comunica es: “Mis opiniones, sentimientos, pensamientos cuentan más que los tuyos”, “Es más importante lo mío que lo tuyo”, “Soy superior a ti”. La persona trata de alcanzar la victoria a través de la dominación, utilizando técnicas de degradación, humillación, manipulación, etc.

Lenguaje no verbal: mirada agresiva, fija, aumento del volumen de la voz, gestos o posturas de amenaza, etc.

Consecuencias: positivas (a corto plazo) porque la persona consigue sus propósitos, dejando los derechos de los demás y negativas porque la persona puede experimentar sentimientos de culpabilidad. Negativas (a largo plazo), pues puede ir acumulando tensión en sus relaciones con los demás, o rencor  por parte de éstos.

La conducta asertiva

  1. Lo primero de todo es tener claros nuestros objetivos, qué queremos conseguir, o los límites que no queremos que traspasen, hasta dónde estamos dispuestos a aceptar. Es importante que valoremos si nuestro objetivo es más importante que “quedar bien” con el otro o “quedar por encima del otro”. Estas dos reacciones tienen premio, pero sólo en el corto plazo. Durante la conversación, no pierdas de vista el objetivo.
  2. Otro aspecto importante es no tener prejuicios sobre las intenciones del otro. Esto puede enturbiar nuestro comportamiento y reaccionar de forma negativa. Sobre todo hay que mantener la calma y recordar que debemos tratar de entender las verdaderas necesidades del otro.
  3. Elegir el momento y lugar adecuado. Normalmente, las situaciones conflictivas no se planean. Si tu reacción no ha sido la deseada, piensa en crearte una segunda oportunidad para hacer ver tu opinión a la otra persona. No te lo guardes!!.
  4. Preparar las líneas generales de lo que vamos a decir. Puedes escribirlo e incluso después, ensayarlo.

 

Los pasos clave de un diálogo asertivo son:

 1. Describir los hechos concretos. Tal como han ocurrido, de modo que el otro no pueda negarlos o rebatirlos. Por ejemplo: no se trata de decir “eres un irresponsable que llegas siempre tarde” sino “la última semana has llegado 3 días 1 hora tarde”. Huir de juicios de valor.

2. Manifestar nuestros sentimientos y pensamientos. Es decir, comunicar de forma contundente y clara cómo nos hace sentir aquello que ha ocurrido. Lo que sientes tú es imposible que nadie lo rebata. En lugar de decir “me tienes harto y no quiero verte más” puedes decir “me siento decepcionado y triste por esos retrasos”.

3. Pedir de forma concreta lo que esperamos del otro.  En lugar de decir “quiero que respectes más el trabajo de tus compañeros o los horarios de la oficina”, puedes decir “quiero que todos los días llegues a tu hora, que son las 9:00. Son conductas concretas que el otro puede entender y hacer.

4. El Banco de Niebla y el Disco Rayado. En el momento en el que tenemos que hablar al otro podemos utilizar el Banco de Niebla (dar la razón al otro en lo que está diciendo: “puede que lleves razón; pero…” y a continuación dices y repites si hace falta (Disco Rayado) aquello que no pudiste decir o donde fuiste interrumpido. Aunque parezca una tontería, es efectivo!

PONLO EN PRÁCTICA

Te proponemos que te fijes en tus próximas discusiones cómo actúas: Si lo deseas puedes anotar en un cuaderno los Hechos, Sentimientos, Conductas y Consecuencias que se dieron en la conversación ¿Actúas de forma pasiva, agresiva o asertiva? ¿Cómo podías haber dicho aquella frase para conseguir lo que te proponías sin crear tensión en el otro?

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Tagged with:
 

10 tópicos en nutrición

On February 14, 2011, in Nutrición, Salud, by saludality
0

Hay alimentos buenos y malos: FALSO!! Todos los alimentos que llegan al consumidor deben ser seguros. En nutrición, sólo existen dietas correctas y dietas incorrectas. Es el conjunto y la variedad de los alimentos que se ingieren, los factores que determinan que una dieta sea equilibrada o desequilibrada. Pero, individualmente, no hay alimentos buenos y malos. También hay que tener en cuenta que, de algunos alimentos, conviene moderar o limitar su consumo, frente a otros que deben tener una presencia diaria y continuada.    

Saltarse alguna comida adelgaza. FALSO!! Se ponen en marcha mecanismos de adaptación que llevan al cuerpo a aumentar el almacenamiento de grasa; además, al llegar con mucho apetito a la siguiente comida se toma, con voracidad, gran cantidad de alimentos y el consumo de grasa y calorías totales es más elevado.    

Mezclar alimentos de diferentes grupos engorda. FALSO!! Por el contrario, es saludable y deseable la práctica de “disociar” en las dietas supone el riesgo de sufrir deficiencias y perjuicios en la salud física y mental.    

Hay alimentos que engordan sólo a algunas personas y se deben detectar para evitar su consumo y recuperar el peso. FALSO!! Cuando una persona engorda es porque toma más calorías de las que gasta. Sólo tomando menos calorías o aumentando el gasto (haciendo más actividad) se puede resolver el desequilibrio.    

Hay alimentos con calorías negativas, cuyo consumo ayuda a adelgazar. FALSO!! Las calorías negativas no existen y ningún alimento hace que adelgacemos. Un alimento concreto sólo puede ayudar en el control de peso si sustituye a otro con mayor contenido calórico.    

El tomar fruta al final de la comida perjudica la salud y lleva a incrementos de peso. FALSO!! El tomar fruta al final de las comidas es saludable y el resultado final es igual que si se toma al comenzar a comer. Se puede utilizar como estrategia al dejar la fruta para tomarla en la merienda, evitando tomar en esta comida algún alimento más calórico.    

Los alimentos curan enfermedades. FALSO!! Los alimentos pueden ayudar a prevenir la aparición de ciertas enfermedades, pero no las curan. Los productos alimentarios no tienen poder terapéutico. No obstante, las aguas minerales y determinados productos alimenticios dietéticos pueden ayudar a tratar enfermedades; al igual que, en algunos casos, los alimentos de consumo ordinario como elementos integrantes de dietas específicas. 

Los alimentos en el origen son más seguros que en los comercios. FALSO!! Los alimentos deben pasar controles de seguridad alimentarios, y en las granjas y en las huertas no siempre han sido sometidos a estos controles; no estando garantizada, en ciertos casos, la seguridad de los mismos. Un ejemplo de esto es la leche de vaca; ésta debe ser sometida a un tratamiento térmico para garantizar su inocuidad. Pasa igual con frutas y hortalizas; éstas pueden tener residuos de perticidas y/o herbicidas, y provocar reacciones tóxicas en el organismo.  
 
Los mitos de las alergias. FALSO. Uno de los mitos relacionados con las alergias es que las frutas exóticas provocan más casos de alergias. En nuestro entorno, las alergias a la fruta más habituales son las motivadas por el melocotón, seguidas de las del grupo del látex, como la castaña, el plátano o el aguacate. La manzana y las fresas también son responsables de bastantes alergias. Entre las frutas exóticas, el kiwi es la que provoca más reacciones alérgicas. Otro mito sobre las alergias, tiene relación con los aditivos. En casos excepcionales, los aditivos pueden ocasionar alguna reacción adversa, pero no provocan alergias alimentarias. Lo que sí es cierto es que los aditivos pueden generar algún tipo de consecuencia sobre la salud. Las autoridades sanitarias sólo autorizan la utilización de determinadas concentraciones, que los productores de alimentos deben cumplir. Por encima de las mismas, algunos de ellos pueden ser peligrosos.   
 
 
Las dos primeras cifras del código de barras identifican siempre el país de origen del producto: FALSO!! Cuando una empresa elabora un producto, elige en qué país se adscribe al sistema de códigos de barra. Las dos primeras cifras o prefijo de éste, se corresponden con las del país en el que se ha solicitado esta adscripción; lo que necesariamente no implica que el producto se haya fabricado en dicho Estado. En España, AECOC es la asociación responsable de asignar la identificación, y las empresas que soliciten su entrada en el código de barras a través de esta entidad, tienen el número 84 como prefijo.  
 
 Si deseas ampliar esta información consulta: http://www.fiab.es/sumasalud/index.asp
Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

*Descárgate GRATIS el libro al final de este artículo

Este bestseller de Stephen Covey describe 7 hábitos encaminados a la mejora personal y que pueden convertirse en una filosofía de vida:

 1.      Ser proactivo: La proactividad se basa en la toma de control de nuestras propias decisiones. Por el contrario, la reactividad tiene mucho que ver con entregar a otros el timón de nuestras vidas. La persona proactiva tiene la capacidad de adoptar nuevas iniciativas y responsabilizarse de los propios actos de hoy, y es capaz de anticipar dónde quiere estar mañana. La persona reactiva se deja llevar por las circunstancias externas y no sabe bien dónde va.

Propuesta: Escoge un problema de tu vida personal o laboral que te esté frustrando. Piensa cómo actúas de manera reactiva ante ese problema empleando frases como “tengo que”, “debo”, “no puedo”. Piensa cómo puedes ser proactivo ante esa situación de frustración.

 2.      Tener en mente el resultado que se quiere obtener: Si te anticipas a tu futuro puedes pensar con claridad lo que buscas en él. Plantearnos metas en la vida es importante, acuérdate del acróstico M.E.T.A. = Medible +  Específica + Tangible + Alcanzable. Te ayudará además responderte a las siguientes preguntas: ¿Qué quiero conseguir? ¿Cuándo lo conseguiré? ¿Cómo voy a hacerlo? ¿En quién puedo apoyarme? ¿Qué pasos voy a dar?. A partir de ahí podrás crearte un Plan de Acción. Pero te invito a que profundices más allá:

Propuesta: Permítete un pequeño descanso para pensar, aquí y ahora. Imagina por un momento que vas con el coche a un entierro. Aparcas, llegas al velatorio y te das cuenta de que… es tu propio entierro. En ese momento, 4 personas se disponen a decir unas últimas palabras sobre ti: un familiar muy cercano, un amigo, un compañero de trabajo y un representante de una organización religiosa o social. ¿Qué clase de familiar, amigo, compañero o persona te gustaría que dijeran que fuiste? ¿Qué aportaciones o logros querrías que destacaran? ¿Cómo te gustaría haber influido en sus vidas?.  Por último, intenta memorizar tu meta, sé ambicioso. Y conviértela en una afirmación que te acompañe; repítela cuantas veces quieras. Utilízala como si fuera un Mantra. Y ojo! Ten cuidado con lo que sueñas, ya que puede hacerse realidad!.

 3.      Colocar siempre lo más importante al principio: Después del esfuerzo anterior, quiero hacerte una nueva pregunta ¿qué puedes hacer ahora que si lo hicieras regularmente representaría una tremenda diferencia positiva en tu vida personal?. Ahora, ¿sabes diferenciar lo que es importante de lo que es urgente en tu vida?. El reto de las personas se encuentra en poder organizar y administrar su tiempo para realizar lo que se propone y encontrar un equilibrio entre lo que se produce y lo que permite producirlo; para ser realmente efectivo se debe poner encima de lo urgente lo verdaderamente importante.

Propuesta: Normalmente lo urgente se impone en nuestro día a día, convirtiéndose en la prioridad nº 1. Te invito a que dediques unos minutos a  trabajar con una Matriz de Administración del Tiempo  y quizás algo cambie en la prioridad que le das a las cosas.

 4.      Pensar en ganar-ganar: Win.win. Tú ganas yo gano!! El éxito de una persona no debe significar el fracaso de otra. Este proceso empieza por ponerse en el lugar del otro, en entenderlo y comprender cuáles son sus necesidades. De esta manera podemos pensar en opciones que hagan que yo gane pero beneficiando también al otro. Y así, ganando todos, construimos un mundo mejor. Si esto no es suficiente para ti, piensa que hay oportunidades para todos; convéncete de que cuanto más das, más recibes. Cree en la Abundancia.

Propuesta: ¿qué tipo de persona eres?:

Gano – Pierdes: Competitivo. Gano – Ganas: Cooperativo. Pierdo – Ganas: Complaciente. Pierdo – Pierdes: Evasivo

 5.      Comprender antes que buscar ser comprendido: Estamos acostumbrados a dar nuestra opinión sin querer enterarnos de lo que opinan los demás y lo que les sucede, es difícil interactuar con la gente y esto genera problemas de comprensión y conflictos entre las personas. Aprender a escuchar y entender a los demás desde su punto de vista teniendo en cuenta sus intereses y motivaciones sin que esto implique estar completamente de acuerdo en todo, implica no sólo evitar problemas interpersonales sino además conseguir un win-win.

Propuesta: Elige una persona con la que puedas tener una conversación en los próximos minutos. Dedícate a escuchar con atención, nada más; atendiendo plenamente a lo que te dice, sin pensar en tu respuesta. Sólo concéntrate en las necesidades que hay detrás de sus palabras. Trata de comprender a esa persona sin enjuiciarle.

 6.      Sinergia: Una de las características del ser humano es que somos un organismo, y no un mecanismo. En este, la suma de las partes hace un todo. En el organismo, el resultado total es mayor a la suma de las partes. La creación de este hábito implica el trabajo en equipo, la confianza mutua y genera creatividad e innovación.

Propuesta: Crea un buen equipo de trabajo o evita una discusión teniendo en cuenta la postura del otro y creando una alternativa que aúne las opciones de ambos.

 7.      Afilar el hacha: Comprometerse con la auto renovación y la auto mejora en cada una de las áreas de la vida a través de la renovación de conocimientos, habilidades y aptitudes. Afilar el hacha significa que si nos dedicamos únicamente a utilizarla sin afilarla, seguramente llegará el momento en el que no podamos talar más.

Propuesta: Considera las 5 dimensiones de la vida: física, mental, social, emocional y espiritual. Haz una lista de al menos 1 cosa que podrías hacer a lo largo del mes que podría ayudar a mejorar esa dimensión. Si lo tienes claro, hazlo!.

 Si has leído hasta el final te mereces un premio, descargarte aquí, íntegramente el libro de Stephen Covey Los 7 hábitos de las personas altamente efectivas. Que lo disfrutes!

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

Tagged with:
 

Cómo tomarte las pulsaciones

On January 18, 2011, in Actividad física y deporte, by saludality
0

En el post anterior (Método Karnoven) veíamos el número de pulsaciones (frecuencia cardíaca / FC) que debes tener para estar trabajando de forma aeróbica. Ahora vamos a ver de forma sencilla, cómo tomarte las pulsaciones.

Cuáles son las pulsaciones normales

Empezamos recordándote que el pulso normal varía de acuerdo a diferentes factores; siendo el más importante la edad. En una persona adulta, los valores normales están entre 50 y 100 pulsaciones. Se dice que existe una taquicardia (corazón rápido) cuando la FC de reposo es de más de 100 ppm. Se denomina bradicardia (corazón lento o débil) cuando se tiene menos de 50 ppm.

Recomendaciones para tomarte el pulso

Palpa la arteria con tus dedos índice, medio y anular. No palpes con tu dedo pulgar, porque el pulso de este dedo es más perceptible y se confunde con el tuyo.

No ejerzas presión excesiva, porque no se percibe adecuadamente.

Si te tomas el pulso de reposo (FC reposo), asegúrate de estar tumbado. En esta posición el flujo sanguíneo circula con mayor fluidez. El pulso en este estado puede ser hasta 17 ppm. menos que estando de pie. Si te tomas lo que se denomina, el pulso de recuperación (para ver la capacidad de recuperación que tienes después de un esfuerzo), espera 1 minuto tras acabar el ejercicio.

La FC se toma en un minuto, tiempo en el que el margen de error es 0. A medida que reduzcas este tiempo, el índice de error irá aumentando. En situaciones de entrenamiento, en las que no puedas parar demasiado tiempo, puedes contar en 10, 20 o 30 segundos y multiplicar por 6, 3 ó 2 respectivamente.

– Aunque te enseñamos cómo tomarte la FC con los dedos, una buena idea es usar un buen pulsómetro para conocer a tiempo real tus pulsaciones y así no parar para medírtelas.

Dónde tomarte las pulsaciones

El pulso se puede tomar en cualquier arteria superficial que pueda comprimirse contra un hueso. Los sitios donde se puede tomar el pulso son: en la sien (temporal), parte interna del brazo (humeral), parte interna del pliegue del codo (cubital), en la ingle (femoral), en el dorso del pie (pedio), en la tetilla izquierda de bebes (pulso apical) y los que vamos a ver: el pulso radial (en la muñeca) y el carotídeo (en el cuello).

-Tomarse el pulso en el cuello en la carótida. Es el de más fácil localización y donde late más intensidad. Las carótidas son arterias que van por los dos lados del cuello, por lo que con dos dedos el índice y el medio presionas ligeramente en uno de los lados del cuello hasta notar las pulsaciones. La arteria carotídea se encuentra en el cuello al lado de la tráquea. Lo normal para un diestro es usar los dedos de la mano derecha y tomarse las pulsaciones en el lado derecho del cuello.

– Tomarse el pulso en la muñeca o en la arterial radial. Con los dedos índice y medio presiona ligeramente en la muñeca casi en el inicio de la mano, en la base del dedo pulgar. La zona es inmediatamente arriba de la base del pulgar. Al ser la arteria más pequeña que la que pasa por el cuello es más difícil contar las pulsaciones.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter