BLOG

Al final de este artculo puedes descargarte de forma gratuita el avance de resultados sobre Los Hábitos Deportivos de los Españoles 2010, presentado por el CSD.

___

España sigue siendo uno de los países de Europa donde menos deporte se practica[1]. Y es que, aunque muchos son los que se proponen realizar ejercicio, sobre todo en estas fechas, pocos lo consiguen: según un reciente estudio[2] de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, sólo el 12% de los españoles practica ejercicio físico de forma adecuada.   

Estos datos sorprenden además, si los enfrentamos a la percepción que los españoles tienen de su propia salud. El 85% de los españoles[3] evalúa su forma física de manera positiva: en concreto, el 40% de la población considera su salud buena o excelente y el 45% aceptable. Este dato se hace más inquietante cuando lo extrapolamos al segmento de población que no hace deporte: el 79% de las personas inactivas consideran su forma física de manera positiva. 

Una de las conclusiones por tanto de estos datos es que una gran parte de los españoles creen tener una forma física adecuada, cuando realmente no es así. Puede que aquí radique una de las claves para el fomento de la actividad física saludable en nuestra población. El objetivo de toda iniciativa de promoción y fomento de la salud, tanto privada como pública, debe tener muy en cuenta aspectos de sensibilización, concienciación y formación de la población en todos sus ámbitos de la vida y a lo largo de todo el ciclo vital. 

 Los agentes principales de promoción de hábitos de vida saludables 

Basándome en los expuesto en el punto anterior, la responsabilidad desde el punto de vista de la iniciativa privada recae en agentes que parten desde la familia, y continúan con la escuela, el sistema sanitario, el trabajo, las instituciones públicas, entidades deportivas, medios de comunicación, etc… 

La familia como iniciativa privada primordial. 

La familia es la institución privada básica y agente primordial para el fomento de hábitos saludables. Porque unos padres activos físicamente, favorecerán con mayor naturalidad y sensibilidad que sus hijos hagan deporte. Es decir, los padres tienen esa doble responsabilidad de cuidarse a sí mismos y a la vez a sus hijos. Por ello que la familia deba ser objeto prioritario de atención a la hora de diseñar acciones de promoción de actividad física. 

El sector sanitario y educativo; hacia un necesario punto de encuentro. 

Quiero destacar también la necesidad de que el sistema sanitario adopte la actividad física con pleno derecho dentro de las consultas médicas. Es un hecho que hasta hace poco sólo se ha preocupado de la terapia y poco de la prevención. El caso es que por falta de tiempo o falta de conocimiento, los profesionales sanitarios no han sabido acertar en dar consejos adecuados y concretos para iniciarse en el ejercicio físico. Por otro lado, integrar la actividad física y la medicina en un mismo centro deportivo debería ser una realidad, estableciendo programas de actividad física fundamentada en estudios y seguimientos médicos. Los propios profesionales de la actividad física y educadores tienen mucho todavía que aportar, izando con más fuerza la bandera de la salud y arriando la bandera de concepciones del deporte menos saludables. 

La actividad física en el lugar de trabajo; ¿Inversión o gasto?. 

El lugar donde más horas pasamos, después de nuestra propia casa, es el trabajo, por tanto es obvia su consideración como lugar estratégico de fomento de hábitos saludables. Pese a esta lógica, son todavía muy incipientes las actuaciones en las que la empresa facilite y promueva actividades físicas y deportivas para sus empleados. Una de las razones principales es, a mi parecer, la escasa “cultura deportiva” en la mayoría de las empresas, unido a que no existe el convencimiento suficiente de que el dinero invertido en prevención sea una inversión, sino un gasto, y que la actividad física pueda solventar muchos de los problemas que preocupan a los empresarios en relación a sus recursos humanos: bajo rendimiento y productividad, absentismo y presentismo laboral debido a problemas físicos y psíquicos, falta de cohesión o conflictos internos, falta de retención y fidelización del talento, etc. 

En la medida en que los empresarios descubran esta evidencia, ya demostrada en otros países, se habrá ganado un buen tramo en la batalla por la salud de nuestra población. 

La publicidad; salud versus estética. 

También me gustaría incidir en los mensajes, en forma de publicidad, que se trasladan a los ciudadanos, en los cuales se relaciona de manera falaz la estética con la salud. Productos que prometen estar en forma con el mínimo esfuerzo, dietas milagrosas, aparatos que sustituyen el trabajo físico, etc. que contribuyen a fomentar el pensamiento “Yo estoy Fit” cuando la realidad en cada vez más casos, y si me permiten la broma es “Tú estás Fat”. 

La innovación; la clave de la promoción de la salud. 

En este contexto el mundo del deporte y de la salud abren sus puertas a la iniciativa y a la innovación de las organizaciones que apuestan por ofrecer nuevas formas de promoción de la actividad física. Así surgen cada vez más opciones para practicar deporte de forma saludable y nuevas formas de acceder a la misma. Pero estas iniciativas deben estar jalonadas por distintos sectores que apuesten por una sociedad más sana y que trabajan codo con codo: empresas de material deportivo, alimentación, farmacéutica, maquinaria deportiva, instalaciones wellness, medios de comunicación, etc. todos tienen su cuota de responsabilidad. 

El Coaching de salud 

Iniciamos esta década con una nueva forma de promover la salud, El Coaching de Salud. El apoyo necesario que una persona necesita cuando sabe que debería hacer deporte, o alimentarse mejor, o reducir sus niveles de estrés, o mejorar su relación de pareja, etc… pero no puede. El Coaching de Salud surge como una alternativa a ese paradigma que nos tiene bloqueados y en parte robotizados por el sistema. Paremos un momento, tomemos conciencia del tipo de vida que estamos llevando. ¿Queremos mejorar? ¿Crees que puedes hacerlo? ¿Por qué no lo haces? 

 Al 41% de la población española le gustaría practicar deporte pero no lo hace y un 20% practica menos de lo que quisiera. 

¿Por qué ocurre esto?. Aun nos queda mucho a todos por hacer… 

 

José Manuel Fernández. Ldo. en Educación Fisica por la U.P.M. Es Máster en Dirección de Entidades Deportivas y Experto en Protocolo Deportivo. Es Coach de Salud por la institución Wellcoaches (Boston), homologado por la American College of Sport Medicine. Es Coach Personal titulado por la Universidad Camilo José Cela. Tiene experiencia en gestión deportiva y organización de eventos deportivos para empresas y en la implementación de Programas de Salud Corporativa. Es fundador de SALUDALITY Health & Coaching. 

 


 

[1] Proyecto COMPASS (Coordinated Monitoring of Participation in Sports, 2005) 

[2] Prescripción de Ejercicio en el Tratamiento de Enfermedades Crónica, 2007. Estudio realizado con datos de 68.055 pacientes mayores de 14 años 

[3] Encuesta de Hábitos Deportivos de los Españoles (García Ferrando, 2005) 

Si quieres saber más sobre los Hábitos Deportivos de los Españoles te regalamos el avance que el Consejo Superior de Deportes hace sobre Encuesta sobre los Hábitos Deportivos en España 2010 (avance de resultados)

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Tagged with:
 

2 Responses to DEPORTE Y SALUD… Mucho por hacer

  1. […] This post was mentioned on Twitter by Lindsay Fashion, saludality. saludality said: Nuevo en Saludality: DEPORTE Y SALUD… Mucho por hacer http://tinyurl.com/4ztdedd […]

Leave a Reply