BLOG

El decalogo del uso del tiempo

On December 12, 2011, in Coaching, Gestión del Cambio, Hábitos, Laboral, by saludality
0

El tiempo se está convirtiendo en uno de los principales recursos y en un futuro (como nos augura la película IN TIME) quizás se convierta  en la principal moneda de cambio. Te presento algunos consejos que pueden ayudarte a rentabilizar mejor este a veces malgastado bien.

1. Planifica en tu agenda semanal y diariamente lo que has de hacer. Si no usas agenda, quizás sea al momento de hacerte con una. Empieza anotando tus citas y trata de crear espacios de tiempo para las cosas importantes de la semana. Recuerda que “toda tarea se dilata indefinidamente hasta ocupar todo el tiempo disponible” (Parkinson). Actúa para que eso no ocurra.

2. Reflexiona sobre lo que haces. Deja de hacer aquello que sea innecesario. Un buena manera es comenzar el día preguntándote: ¿qué es hoy lo más importante del día?; ¿qué importancia tiene respecto al futuro?. Ojo! “A veces lo urgente no nos deja ver lo importante” (Mafalda).

3. Asigna a cada tarea sólo el tiempo justo. El esfuerzo que supone intentar hacer algo perfecto muchas veces no se traduce en un aumento diferenciador en el resultado (valor del trabajo). Hay una máxima que dice “Lo peor y lo mejor son enemigos de lo bueno”. Aspira a hacer todo bien, no todo perfecto.

4. Comienza por lo más importante. Al comienzo del día nuestra mente está más despejada, menos cansada. Aprovéchala para hacer las cosas que consideras importantes y que requieren de ti un mayor esfuerzo mental. Si tienes personas a tu cargo, dedica unos minutos a delegar aquello que es urgente y que no tiene tanta importancia.

5. Sigue tu programa salvo que te surja algo más importante. Trata de cumplir lo que te has propuesto. Una vez planificado te resultará más fácil. Lo importante en tu vida requiere más proactividad que lo urgente. Lo urgente muchas veces responde a las necesidades de los otros, no a las propias.

6. No dejes las cosas para luego. El hábito de procrastinar puede llevarte a inventar excusas para postergar las cosas importantes en tu vida. No caigas en “la trampa de la actividad”; a veces alargamos las tareas para no ponernos con lo que de verdad importa. no olvides “para qué” haces lo que haces.

7. Acaba lo que empiezas. No saltes en vano de un asunto a otro. A veces pensamos que hacer varias cosas a la vez es síntoma de eficacia. Querer acaparar muchas cosas al mismo tiempo puede llevarnos a no terminar ninguna o fallar. Realmente sólo somos capaces de poner el 100% de nuestros recursos en 1 sola cosa. No te compliques; cada cosa a su tiempo.

8. Resérvate tiempos de tranquilidad para asuntos que necesitan concentración. En tu plan diario, créate ese espacio sólo para ti. Comunica a los demás que no te interrumpan y que no te pasen llamadas. Una de las cosas que nos restan tiempo y energía son las interrupciones constantes. Evítalas con diplomacia y asertividad.

9. Analiza regularmente cómo estás organizando tu trabajo y tu tiempo. Un ejercicio interesante para chequear a qué dedicas tu tiempo y cómo te organizas, es anotar durante 1 semana completa y cada 15 minutos, qué estás haciendo. Es arduo pero da mucha información sobre la gestión de tu tiempo y la prioridad que le das a tus tareas.

10. Toma tiempo para ti mismo. Desarróllate, disfruta, vive. Realiza tiempos de descanso en tu trabajo, haz todos los días algo que realmente te guste hacer. Dedica tiempo a lo verdaderamente importante en tu vida. Y sobre todo, piensa en que la vida está para disfrutarla en primera persona.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Tagged with:
 

Leave a Reply