BLOG

Se acabó la excusa aquella de “es que no tengo tiempo”. Te aseguro que por muy ocupado/a que estés, siempre hay tiempo para compaginar tu día a día con un poco de ejercicio. Incluso Los siguientes consejos quizás sean útiles para sacar tiempo donde parece que no lo hay.

Para empezar dos cosas. Primero: un estudio reciente aegura que si una persona inactiva comienza a seguir un programa de ejercicio físico de 15 minutos al día, puede reducir su riesgo de muerte prematura un 14% e incrementar su esperanza de vida 3 años. Si a esto añadimos que hacer ejercicio no tiene por qué implicar ir a un gimnasio o polideportivo, la cosa se pone un poco más fácil, ¿no? Aquí tienes algunas ideas que pueden hacer más fácil tu propósito.

1. Levántate antes.

Levantarte 30 minutos antes puede tener una gran repercusión en tu vida. Es ese rato en el que el silencio reina en tu casa, donde los niños no juegan o la televisión no está puesta. Aunque cueste un poco levantarse al principio, sin duda estarás más descansado/a que por la noche y más predispuesto a hacer ejercicio. Muchos aprovechamos estos ratos para hacer algo de meditación, salir a correr o hacer algunas rutinas en casa. Un simple esterilla puede ser suficiente para que comiences el día con energía y de forma saludable. El día será diferente, te lo aseguro.

2. Reduce tu tiempo delante del ordenador

Si contabilizas el tiempo que pasas en las redes sociales, navegando por internet o mirando tu correo electrónico personal, quizás te lleves una sorpresa. Si sacas 15-30 minutos al día de ese tiempo, es más que suficiente para que comiences a plantearte sustituirlo  por un hábito más saludable. Un truco es llevar este tiempo a la mañana, antes de ir a trabajar, o un rato después de comer, así el tiempo es limitado. No dejes tu rato de ejercicio para el último momento del día, estarás demasiado cansado/a. En cuanto te sientas liberado, ponte las zapatillas, podrás encender el ordenador al terminar tu sesión de ejercicio.

3. Sé un usuario activo de la televisión

De igual forma que con el ordenador, la televisión puede hacer que perdamos unas cuantas horas preciosas al día Es muy corriente que, al final del día, nos tiremos en el sofá a ver la tele … “a relajarnos un poco”. Te aseguro que la mejor forma de relajarte no es así, sino haciendo un poco de ejercicio, la sensación tras el esfuerzo es asombrosamente relajante y placentera, merece la pena. En cualquier caso, siempre puedes ver la tele después, como premio. Si te cuesta dar ese paso puedes hacer algún ejercicio en los minutos de publicidad. Si sumas todos los que tiene una película, pueden ponerte en forma en menos tiempo de lo que crees! La televisión es una de las formas más pasivas y menos saludables de disfrutar de tu tiempo de ocio. Selecciona lo que ves y cuándo lo ves, y recuerda que puedes grabar tu programa favorito.

4. Organiza un traslado saludable

El viaje al trabajo (tanto para ir como para volver) puede ser una oportunidad para hacer ejercicio. Si puedes ir andando, hazlo, es más entretenido que yendo en coche. Usar una bicicleta puede ser una forma de añadir algo de diversión, hay muchos en el mercado pensadas para tus necesidades. Si utilizas transporte público puedes cogerlo o dejarlo una estación que te permita andar el resto del trayecto. Y si no hay más remedio que coger el coche, apárcalo lejos. Hay otras muchas cosas que puedes hacer, por ejemplo, si vas de pie en el transporte, aprovecha para tomar conciencia de tu postura corporal. Si vas andando puedes realizar ejercicios de respiración. En un atasco siempre puedes hacer algún ejercicio de meditación o relajación.

5. Haz el ejercicio parte de tu rutina

No te agobies. No es necesario que hagas esto todos los días, márcate objetivos empezando por 1 ó 2 días a la semana; quizás con el tiempo el cuerpo te pida más. Fíjate en qué cosas como lavarte los dientes o sacar al perro lo haces casi sin pensarlo, se ha convertido en parte de tu rutina. Si introduces nuevos hábitos de forma gradual verás como consigues incorporarlo a tu rutina. Muchas personas se motivan pagando de antemano. Muchos gimnasios ofertan un tiempo prolongado de matrícula a precios reducidos, aprovéchalo y así te sentirás más comprometido/a.

6. Une ejercicio y relaciones sociales

Aprovecha los momentos en los que estás con otras personas para hacer ejercicio. La hora de la comida en el trabajo puede ser una ocasión para lanzar la propuesta a tus compañeros; los ratos en familia pueden ser una oportunidad para compartir un paseo en bicicleta. Quedar con los amigos para echar un partido o una cita deportiva con tu pareja,… hay tantas opciones!!. Por cierto, las redes sociales ofrecen la oportunidad de estar en contacto con otras personas según sus preferencias deportivas, puede servirte de apoyo estar en contacto con personas que tienen tus mismos propósitos.

7. Haz más eficientes tus tareas de casa

Probablemente no te has parado a pensar la manera de hacer más efectivas las tareas de casa: lavar, planchar, hacer la comida, etc… Algunas estrategias que pueden ayudarte: cronometra el tiempo que dedicas a alguna de ellas, márcate superar tu tiempo, de modo que aumentarás el ritmo y la eficacia de la tarea. Revisa aquellas tareas que pueden ser delegables o aquellas otras que no merecen tanto tu tiempo. Hace poco pensé que planchaba todas las camisetas interiores cuando apenas teníasn arrugas… y después de todo ¿para qué si no se ven?. Plantéate también contratar a una persona que te ayude a estas tareas, te costará menos que ir a un gimnasio y obtendrás un tiempo precioso.

8. Ponlo en tu agenda

Cuando quedas con otros, o tienes que ir al médico, te lo tomas en serio y acudes ¿verdad? Pues tómate tus ratos de ejercicio como citas ineludibles. Después de todo los compromisos más importantes son los que adquieres contigo/a mismo/a.Organiza tu tiempo de ese modo y márcalo en otro color en la agenda. Si usas el móvil, haz que suenen recordatorios el día antes para prepararte mentalmente. Otra sugerencia es que te descargues algún programa de entrenamiento para el móvil, además de tener agenda son verdaderos entrenadores personales!! Mira bien tus días libres y analiza cómo puedes sacar tiempo para hacer ejercicio o deporte.

9. Encuentra una actividad que te guste

A veces nos vemos obligados a hacer algo que no nos gusta nada, que no nos reporta ningún placer. Piensa qué te gustaría hacer. Hay multitud de actividades, más suaves, más intensas, deporte individual o de equipo, apuntarte a un club o un gimnasio, solo o acompañado,…

10. Aprende a decir NO.

Muchas veces nuestra falta de tiempo se debe a que no sabemos decir no a compromisos con otros. Si es así, piensa un poco más en ti mismo/a. Nadie lo va a hacer por ti. Decir que no a cosas que en realidad no quieres o no te satisfacen te liberarán de tal forma que verás el día de otro modo, con más calma y más disposición a hacer las cosas que quieres y necesitas.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 

Leave a Reply