Inteligencia Emocional y Social

“La inteligencia emocional es la capacidad para reconocer sentimientos propios y ajenos, y la habilidad para manejarlos.” (Daniel Goleman).

La inteligencia emocional se puede organizar en cinco capacidades: conocer las emociones y sentimientos propios, manejarlos, reconocerlos, crear la propia motivación, y gestionar las relaciones.

Las características de la llamada inteligencia emocional son: la capacidad de motivarnos a nosotros mismos, de perseverar en el empeño a pesar de las posibles frustraciones, de controlar los impulsos, de diferir las gratificaciones, de regular nuestros propios estados de ánimo, de evitar que la angustia interfiera con nuestras facultades racionales y la capacidad de empatizar y confiar en los demás. Por lo tanto, la Inteligencia Emocional se convierte en uno de los factores más importantes del ser humano a la hora de adaptarse con éxito a las distintas contingencias de la vida.

Continuando con esto, la Inteligencia Social es la capacidad humana para relacionarse. Este concepto se confunde con facilidad con el de desarrollo de habilidades personales (comunicación, habilidades directivas, etc.). Pero la Inteligencia Social es superior a estas habilidades, y trabaja con cualidades como la Empatía, la Cooperación o el Altruismo.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter

 

Comments are closed.